Como lo lees; Sebastien Ogier vuelve al VW Polo WRC. Y lo hace por una muy buena causa: como tributo a Colin McRae. ¿De qué va todo esto? Sencillo: este año se cumple una década del fallecimiento del piloto y el Rallylegends de Sanmarino (del 19 al 22 de octubre) honrará la memoria del escocés, anuncia Autosport.

Normalmente, esta prueba reúne a los pilotos con los coches que condujeron en épocas pasadas. En esta edición, el homenaje a McRae nos permitirá ver nada menos que 13 campeones del mundo y entre ellos estará Luis Moya (campeón del mundo de Copilotos, claro). Como ex–compañero de equipo de Colin, el español ha tenido un papel principal en este evento. De hecho, Moya ha sido el ‘instigador’ del regreso de Ogier al Polo.

“Llamé a Malcolm Wilson, director de M-Sport (donde milita el francés actualmente) y le pregunté si sería posible que Sebastien volviera al Volkswagen, aún entendiendo que él conduce el Ford Fiesta WRC este año. Pero Malcolm contestó inmediatamente que no había ningún problema”, ha explicado Moya a la web británica.

“Obtuve la misma respuesta cuando me puse en contacto con Sven Smeets, director de Volkswagen Motorsports, y le pedí prestado el Polo del año pasado. Para una prueba así y teniendo en cuenta que hablamos de Colin, nadie pone pegas”, añade.

Entre los inscritos en el Rallye Sanmarino están Derek Ringer y Nicky Grist, dos de los antiguos navegantes de McRae. Su hermano Alister realizará una exhibición en el Subaru Impreza de 1995 que logró varios triunfos con Colin a sus mandos.

El único campeón que se perderá el evento es Carlos Sainz, quien ese fin de semana estará en Texas, en el GP de F1. “Carlos estaba muy contrariado, pero las fechas coincidían y no podía eludir el encuentro familiar”, ha explicado Moya.

Sebastien Ogier vuelve al VW Polo WRC. Luis Moya tiene la culpa

Sobre el autor
-