Un inesperado (como casi todo lo que sucede en los rallyes) giro el última día de competición dio la victoria en el Trofeo Drive DMack a Tom Cave; el galés se aprovechó de los problemas de Yeray Lemes, que tuvo que abandonar por problemas mecánicos.

La cuarta cita de este certamen llevó a los participantes a carreteras germanas. Con el asfalto como protagonista, al fin empezaron a brillar los especialistas en este terreno. Quentin Gilbert comandó los primeros momentos de la prueba, pero el viernes por la tarde, al llegar a los tramos embarrados, se salió de la pista. Para entonces Lemes ya era el líder: logró el primer puesto en nada menos que ocho especiales. Todo parecía encaminarse a una victoria… Pero en el enlace hacia el tramo 16 el alternador de su Ford Fiesta R2 empezó a dar problemas y se vio obligado a retirarse. Cave estaba ahí para heredar la primera plaza.

«Me siento muy bien por haber ganado en mi primera participación en el Rallye de Alemania«, ha comentado el galés. «Es una pena por Yeray, pero nunca nos dimos por vencidos; seguimos atacando para asegurarnos una oportunidad. Estoy contento con las notas que tomé en asfalto», añade.

Por su parte, Nil Solans fue séptimo. El español, que destacó la dureza de ese rallye y sus continuos cambios de adherencia, luchó para llegar a esta plaza tras retirarse el sábado: un golpe contra una piedra dañó la suspensión de su vehículo.

La victoria de Cave ha puesto fin a la racha de tres triunfos de Sander Pärn; el estonio sólo pudo ser segundo, pero mantiene el liderato en el Trofeo, con 29 puntos de ventaja sobre Cave. Todo se decidirá en la última cita del año, que se celebrará en el Rallye de España, del 23 al 26 de octubre. ¿Cuál es el premio para el vencedor de este certamen? Nada menos que un programa de siete pruebas en 2015, en la categoría WRC2, al volante de un Ford Fiesta R5.

Yeray Lemes tuvo que abandonar en el Rallye de Alemania

About The Author
-