Hoy domingo no tocaba misa de 12, pero si madrugar más que ningún día para poder viajar a los tramos de Noruega, a dos horas de distancia de nuestro lugar de reposo. Por una vez me acomodé en el asiento de atrás y deje la guía en manos de ‘Marta’ y Rierola &Co., aunque tuve que corregir el rumbo en alguna ocasión.

suecia-alce

Entramos en Noruega sin más señal que el típico SMS que te avisa del cambio de operador y la nueva tarifa antes de que saliera el sol y también sorprendimos a una familia de alces (o eso creo) que se dejaron fotografiar con los Iphone desde dentro del coche, casi posando. Pero hay en cuanto abrimos el maletero para coger nuestras ‘armas’ reglamentarias…

Nuestra intención era repetir el paso entre granjas del año pasado, pero todavía no se por qué, no logramos dar con el lugar y como el tiempo se nos echaba encima no nos quedó más remedio que intentar llegar al tramo de Kirkener que se hacía dos veces seguidas. Pero eso que miras el mapas y discutes dónde vas, total que Jordi metió una rueda del Saab 9-3 en la nieve y allí nos quedamos… como el año pasado le ocurrió a Noe y Mariano y no demasiado lejos aquel punto. Jordi se empeñó en quedarse como el capitán del ‘Titanic’ junto a su barco, cuando la lógica decía que sin ayuda exterior no había nada que hacer y la misma estaba viendo el rallye. Pero ni por esas. Bajo una nueva nevada, no recuerdo un Rallye de Suecia donde me haya nevado CADA DIA, lo cual resulta un incordio con los puntos blancos en las fotos, me puse camino del tramo donde, al menos, había una casa y la verdad que el punto resultó mejor de lo esperado.

suecia-jordi

De vuelta al coche, Jordi me dijo que cuatro gigantones habían intentado sacar el coche sin éxito. O sea que había que buscar una cuerda y un 4×4, así que como el punto del roadbook indicaba que en el cruce había ambulancia y grúa, Les se fue a pedir ayuda, pero no encontrábamos el gancho de remolque dentro del maletero. Primero intentamos pasar la cuerda por el eje posterior, pero solo hicimos que arrastrar el coche una quincena de metros. Finalmente, por delante lo logramos sin dañar ningún elemento mecánico. Uno no sabe qué alivio representa tu medio de transporte de vuelta a Estocolmo una vez puestas sus cuatro ruedas en la carretera hasta que no lo sufre…

En el reagrupamiento de Kirkener, entre pasada y pasada, encontramos a Dani Sordo que seguía enfadado. “He pasado ya a Prokop, pero el coche sigue sin ir bien con los cambios del sábado por la noche…”. En el salto que hicimos fue quien más cruzó el coche, lo cual no deja de hacer inquietante el aterrizaje. Con la intención de estar en la llegada de Sébastien Ogier y su VW Polo a la asistencia final en Hagfors, salimos a la carrera con la intención de hacer fotos de enlace en la carretera que llevaba a los participantes de regreso a Suecia, pero ya allí no vimos pasar a Dani y nos temimos lo peor.

suecia-sordo

Cuando llegamos salvando por los pelos una pistola de radar, se confirmaron nuestros temores… . Una mala noticia ya que el vuelco de Novikov le hubiera supuesto al cántabro la séptima plaza, salvando así ‘los muebles’ en el Rallye de Suecia, quedándose finalmente con un 0 al igual que Mikko Hirvonen.

Y de prisa para Karlstad con el fin de llegar al podio, con el maletero lleno de maletas, cámaras de fotos y chaquetas por dentro del coche y trabajando con el ordenador en el asiento de atrás ya que por votación popular la comunidad de la casita de Hansel y Gretel decidió dormir en Karlstad para irse de farra nocturna sueca. O sea que mañana lunes me tocará conducir hasta Estocolmo esperando que los ‘resacosos’ no entonen ninguna sinfonía…

suecia-ogier

En lo deportivo, deseo que la llegada de VW represente una alternancia con Citroën y no una simple ‘entrega de llaves’ a la marca alemana, pero después de dos carreras y sin Loeb todo apunta a ello. Ojalá me equivoque.

Y en marzo para Méjico, si Iberia no lo impide como en 2012.

WRC 2013. Rallye de Suecia. Roadbook 3

About The Author
-