Fuimos mucho los que descubrimos los narcocorridos, ese apartado de la música mejicana a través de la novela ‘La Reina del Sur’ de Arturo Pérez-Reverte. El narcocorrido es un subgénero perteneciente a la música norteña, se escucha principalmente en México, sur de Estados Unidos y también en Colombia. Es una versión reciente del corrido mexicano que trata de exaltar o conmemorar figuras, personas y eventos relacionados con el narcotráfico.



Las canciones de este género generalmente no buscan dar un carácter moral respecto a dicho tema, sino más bien mostrar vivencias típicas en las que se hallan envueltos dichos personajes ocultos en la sierra.

Se ha criticado fuertemente al Narcocorrido debido a la falta de censura y su tono altisonante. En estados como Chihuahua, Sinaloa, Baja California, Michoacán, Tamaulipas, Nayarit, los estados más afectados por el narcotráfico, se prohibió tocar narcocorridos en bares y discotecas. Por otra parte, músicos como ‘Los Tigres Del Norte’ han criticado fuertemente este género como «pasado de la raya», un movimiento que no genera ninguna conciencia social y que ha perdido la esencia del «corrido tradicional».

vw

Alguno quizá recuerde que Iberia me dejó colgado el año pasado tras la avería del avión que debía trasladarme de Barcelona a Madrid. Este año, masoquista que es uno, también había emitido mi billete con la compañía de bandera española, aunque el sr.Walsh no opine igual, por lo que cuando se anunció la huelga me temí que un año más el Rallye de Méjico me iba a resultar esquivo.

Afortunadamente los servicios mínimos garantizaban el 90 por ciento de los vuelos intercontinentales, así que Iberia solo me adelanto el vuelo a la capital del reino media hora donde coincidí con Massimo Bettiol con quien iba a recorrer en coche los casi 400 km de distancia entre DF y León de los Aldamas, sede de la prueba, ya que el precio del billete del vuelo interior no compensa los euros por kilómetro…

hirvonen-mx

Atravesar Ciudad de Méjico nos llevó casi una hora ya que las siete de la mañana no era la mejor hora para cruzar la capital de Moctezuma. Finalmente dejamos el Periférico y pudimos apretar el acelerador en la autopista para llegar cuatro horas después a León. Alli nos tocó realizar la acreditación, luego ir al hotel a descargar maletas y tratar de encontrar los ‘eslabones perdidos’ de la colonia española, o sea Jordi Rierola & Co. y Fernando Albes que habían volado antes, al igual que Luis Eiriz y Sra. que se habían marcado unas bonitas vacaciones en América Central. Algunos nos reunimos en el restaurante La Estancia Argentina para cenar, mientras Luis que se había visto inmerso en la inmigración americana tuvo que alquilarse a media noche un coche y hacer el mismo recorrido que nosotros para llegar a su hotel a las tres de la mañana.

ordensalida

Cansados del viaje Massimo y yo nos retiramos tras un par de Negra Modelo para, como siempre, despertarnos antes de tiempo antes de ir al ‘shakedown’ que afortunadamente este año dejaba su clásica ubicación por el usado en 2006. Cuando llegamos la temperatura era de unos 9ºC echándose en falta un anorak para en una hora pasar a arremangarse las mangas. Casi tres cuartos de hora tardaron en pasar los coches en las dos pasadas de entreno antes de abordar la definitoria de las posiciones de salida donde Mikko Hirvonen se marcó un tiempo seguido de Evgeny Novikov a 0,7s y Mads Ostberg a 3,2s. Sordo, sexto a 4s de su compañero de equipo, una décima más lento que Sebastien Ogier con su VW Polo no acababa de creerse los tiempos sin haber cometido ningún error en su pilotaje, encerrándose con su ingeniero Didier Climent en la tienda de Ingeniería para intentar averiguar la causa.

Por cierto, no he visto a Loeb….

WRC 2013. Rally de Mexico. Diario de viaje

About The Author
-