El accidente de Mads Ostberg, una multa para Andreas Mikkelsen, pinchazos por todas partes… Y entre todos los problemas, es de nuevo Sebastien Ogier quien sale mejor parado de este agotador sábado, pues ya tiene una renta de más de un minuto sobre su perseguidor inmediato.

La etapa más larga del Rallye de Polonia, con diez tramos, arrancaba con la noticia de una sanción para Andreas Mikkelsen (VW Polo R WRC), nada menos que 5.000 euros por “cortar” demasiado en una curva, explica wrc.com. El noruego recibe, además, una seria advertencia: si vuelve a repetir una acción como ésta durante la presente temporada -su coche estaba completamente fuera de la pista-, será excluido de la prueba polaca.

Cuando se lo notificaron, se estaba jugando la victoria nada menos que con Ogier, su compañero de equipo y campeón del mundo. Desaprovechar una oportunidad como ésta no entraba en sus planes, por lo que salió dispuesto a hacerlo lo mejor posible (y dentro de la “legalidad”, por supuesto)… Pero en la segunda especial cometió un error en un cruce, quizá debido a sus notas, y perdió más tiempo del deseado. El liderato se alejaba de nuevo, pero era algo momentáneo, porque en los rallyes, como en la vida, todo cambia en cuestión de segundos. Y los dos tramos siguientes iban a traer tal baile en la clasificación que era imposible mirar las actualizaciones sin marearse.

Robert Kubica no se ha visto libre de problemas en el rallye de su país, ante sus fans.

Rallye de Polonia 2014, Robert Kubica

Para empezar, el polaco Krzysztof Holowczyc (su nombre te suena porque es uno de los habituales del Dakar) y el checo Martin Prokop volcaron en la misma curva. No estaban entre los diez primeros de la tabla, así que no había cambios en las posiciones de cabeza. Una especial más y Elfyn Evans rompía la suspensión de su Ford Fiesta WRC de M-Sport al golpear una roca; abandonaba. Robert Kubica pinchaba y no podía sustituir la rueda, ya que sólo llevaba un neumático de repuesto y lo había empleado en el tramo anterior. Kris Meeke (Citroën DS3 WRC) también pinchaba y bajaba de la quinta a la 11ª plaza… Pero la peor parte se la llevaba Ostberg, su compañero de equipo, que marchaba en la tercera posición cuando arrancó la rueda delantera izquierda de su coche, dejándolo en mitad de la pista. Ogier se lo encontró ahí en medio y tuvo que parar, esperando a que despejaran el camino. Cuando llegó el turno de Mikkelsen, el “obstáculo” ya no estaba, por lo que el noruego fue más rápido y volvió al primer puesto del rallye. Los tres lugares de cabeza eran para los tres Volkswagen, ya que Jari-Matti Latvala (afectado por un golpe que dañó la suspensión de su Polo WRC) era el beneficiado por el abandono de Ostberg y subía a la tercera posición.

Ogier no iba a conformarse, ya que su detención había obedecido a “causas ajenas a su voluntad”. Tras una revisión de los tiempos, los comisarios decidían devolverle los segundos perdidos; regresaba así al liderato provisional de la tabla. Latvala, sin poder reparar su coche, cedía tiempo en la siguiente especial y bajaba a la séptima plaza, superado por los Hyundai i20 WRC de Juho Hanninen y Thierry Neuville y por los Fiesta de Mikko Hirvonen y Kubica. Y todavía quedaba la mitad de la jornada…

Una tarde “tranquila”

Al menos, así fue entre los primeros clasificados, ya que Mikkelsen, tras la restitución del tiempo de Ogier, admitía que no iba a seguir atacando a su jefe de filas. A pesar de ello, sus cronos no se despegaban en exceso de los del francés, pero parecía haberse desinflado un poco. Hay que sumar a esto los problemas en los frenos que sufrió en el penúltimo tramo… Una pena, pero ahora ya sabemos que, si está inspirado, hay alguien más en Volkswagen capaz de “echar un pulso” al intocable galo.

Por su parte, Latvala adelantaba un puesto debido al abandono… de Robert Kubica. El polaco dijo adiós a la posibilidad de realizar un buen papel en el rallye de su país al arrancar una rueda de su Ford Fiesta RS WRC. Mientras, la lucha por la tercera y la cuarta plaza seguía: Hirvonen confiaba más en sus notas e iba mejorando sus tiempos; además, se vio beneficiado por los problemas en la dirección del i20 WRC de Hanninen. Así, ha terminado el día en la cuarta posición, tras Neuville, de quien sólo le separan 10,7 segundos.

En el Mundial Junior de la FIA, Stephane Lefevre sigue en el liderato provisional de la prueba, mientras que Juan Carlos Aguado es el español mejor clasificado con su Ford Fiesta R5 de RMC. Se encuentra justo por delante de Yeray Lemes, tercero en la D-Mack, que continúa liderando Sander Parn.

Clasificación tras la tercera etapa del Rallye de Polonia

  1. S. Ogier: 2:08:47.3
  2. A. Mikkelsen: + 1:01.8
  3. T. Neuville: + 2:20.5
  4. M. Hirvonen: + 2:31.2
  5. J. Hanninen: + 2:45.2
  6. J-M. Latvala: + 2:45.6
  7. H. Paddon: + 4:10.3
  8. H. Solberg: + 4:29.5
  9. K. Meeke: + 4:33.0
  10. M. Prokop: + 5:18.6

Ogier, muy cerca del triunfo en el Rallye de Polonia

About The Author
-