Ha costado, ha sido sufrido, pero la combinación entre velocidad y regularidad también es un valor muy importante que hay que saber guardar y atesorar como oro en paño. El desenlace en el Campeonato Gallego de Rallyes ha tenido lugar este fin de semana con motivo del Rallye  Ourese – Ribeira Sacra; última cita de la temporada en la que los ya campeones y todo un veterano como Alberto Meira se la jugaban… y con pocas alternativas de calculadora. Para más inri la sobresaliente inscripción en esta prueba (con dos GT y otros tantos Fiesta R5, además de los habituales del certamen) animaba una carrera también marcada por las condiciones meteorológicas y en la que muy pronto los problemas en el Mitsubishi Evo de Meira allanaban el terreno. Pese al tiempo perdido por su rival (que salió a por todas en el primer tramo del rallye) el equipo vigués trató de no perder la concentración y solo cedió la tercera posición en el rallye frente a su compañero de equipo, Joan Carchat, presente en esta cita también con los colores del equipo ACSM.

Los hermanos Pais logran así su objetivo marcado hace ya un par de temporadas, cuando decidían apearse del Campeonato de España y centrar su programa deportivo en metas más reducidas -o cercanas en distancias como es el caso- por motivos laborales.

Por cierto, el rallye volvió a ser cosa de Iván Ares. El de Cambre está que no para, completando una temporada inmejorable. Tras ganar con comodidad en Madrid, última cita del año en el Nacional de Rallyes, en su tierra ha mostrado un ritmo de carrera que pide a gritos metas mayores. Ares dominó la carrera de principio a fin con su Porsche GT3 2010, superando en casi 50 segundos al vehículo homólogo de los hermanos Burgo, que de esta forma retornaban a los rallyes tras un parón de varios meses.

Los hermanos Pais, campeones gallegos de rallyes

About The Author
-