Tras las dos pruebas veraniegas e independientemente de los triunfos de Sebastien Loeb en Finlandia y Alemania, quizá haya pasado desapercibido para muchos la cifra de 78 victorias alcanzada por Citroën como marca en el Campeonato del Mundo de Rallyes en la cita germana.

Los 73 triunfos conseguidos por Lancia entre 1974 y 1992 vigentes desde esa última fecha han sido superados finalmente casi veinte años después por Ford en Nueva Zelanda 2010. Pero la marca del óvalo ha venido siendo un contendiente regular durante casi cuatro décadas en el campeonato creado en 1973 , en tanto que Citroën puso el registro en marcha tan solo en 1999 pese a que la marca francesa había triunfado antes de la inauguración del mismo con los legendarios DS 21 en Montecarlo de 1971.

Quizá esa cifra de éxitos de los del doble chevron no habría superado a la de Corso Marche si en el período 1978-1982 el grupo italiano no hubiera dividido sus esfuerzos entre sus dos filiales, Lancia y Fiat, ya que los dirigentes de la fábrica de Turín prefirieron decantarse en este tipo de competición por modelos más identificables con ‘le macchine di tutti i giorni’, como el Fiat 131 Abarth, en detrimento de un concepto avanzado a su tiempo como fue el Lancia Stratos.

Ya puestos a repasar libros y estadísticas sorprende encontrar como el modelo que más veces ha subido la rampa final del podio al Subaru Impreza, eso sí en las diez versiones que van del denominado 555 al WRC 2005, empatado a 46 podios con el Lancia Delta Integrale que reinó en el período 1987-1992, la mitad de la vida del modelo japonés. Ahora bien, si tenemos en cuenta los cuatro triunfos del Lancia Delta S4 de grupo en 1985 y 1986 que compartieron nombre y silueta de la carrocería (no como pasó en Ford con los dos tipos de Escort de tracción posterior y de cuatro ruedas motrices), la cifra se redondea para Lancia con 50 victorias coronadas por unos merecidos laureles. No demasiado lejos quedó, ¿para siempre?, el Ford Focus con 44 triunfos a lo largo de sus diez evoluciones en una docena de años y, ya más retrasados y casi olvidados están los 24 del Audi Quattro, los 16, cómo no, del Peugeot 205 Turbo 16, o los 17 de la ‘vecchia regina dei rallyes’.

Fruto de su constancia en el campeonato hasta el día de hoy es el número de podios logrados por Ford, 289 contra los 193 de Lancia (hasta 1993) y los 184 de Citroën. La marca francesa ha batido este siglo dos récords de la italiana, como el del número de victorias consecutivas, 7, entre los rallyes de Méjico y Finlandia de 2011, o el de número de victorias en una temporada, 11, en 2005 y 2008, pero aún así no creo que Loeb, Ogier, Solberg, Raikkonen o Van Merksteijn acaben uno detrás de otro en alguna de las pruebas que restan de temporada como hicieron en el Rallye de Portugal de 1990 Massimo Biasion, Didier Auriol, Juha Kankkunen, Dario Cerrato y el luso Carlos Bica.

Y es que nada es eterno en esta vida.

*Hiperfocal: Dícese de la distancia más corta a la que puede enfocarse un objetivo de forma que su profundidad de campo se extienda hasta el infinito.

Hiperfocal *. Sopa de números

About The Author
-