El pescado estaba prácticamente vendido y apenas se jugaban los títulos de dos ruedas motrices y R2. Como quiera que a Víctor Senra con terminar entre los nueve primeros de su categoría le valía para ser campeón de los pequeños y potentes tracción delantera, en ningún momento se planteó entrar en guerra con Gorka Antxustegi. Hubo reparto de campeonatos y todos contentos después de un año con momentos buenos y menos buenos.

El título absoluto ya estaba decidido y aunque Miguel Fuster no incluía la cita de la capital en su programa, finalmente aceptaba la oferta de Suzuki -como ya había hecho en el Rallye de Ourense- y se subía a uno de los Swift S1600 oficiales. No pudo terminar la prueba al romperse el motor de su unidad.

Así que, sin el coco entre los de cabeza, la cosa quedó muy clara desde el principio. Y es que Sergio Vallejo rompía un palier en el primer tramo del rallye y dejaba en solitario a la estrella de la temporada: Iván Ares. Rallye tranquilo para el gallego y mucha pelea por el resto de posiciones de podio. Pelea en la que se metieron Daniel Marbán, para la ocasión con uno de los Porsche de Pedro Burgo, y Alberto Monarri, quien se subía por primera vez a un Evo X R4. El Jarama decidió y el segundo puesto fue a parar a manos  del GT…

En 2016 están decididos los títulos, pero la honrilla siempre está ahí; así que, con meses por delante antes del inicio de la nueva temporada, el todos contra Cristian tendrá, a buen seguro, un aliciente especial.

Así se vivió el Rallye Comunidad de Madrid en 2015.

Hace un año en Madrid…

About The Author
-