¡Manda huevos! como diría el ahora embajador de España en el Reino Unido. Un tipo con casi 70 años, historia viva en el deporte del motor, con varios subcampeonatos y un título en el Campeonato del Mundo de Rallyes, en 1984, y al que el Rally Safari se le ha negado desde entonces. Curiosamente ha tenido que ser ahora, después de 51 años de carrera deportiva, cuando el sueco ha logrado su «sueño desde hace mucho tiempo». Las palabras entrecomilladas son las de su hijo Tom Blomqvist, que confirmaba así con un tuit la victoria de su padre en el East African Safari Classic Rally; una prueba de la que ya os hemos hablado semanas atrás y que desde hace siete ediciones se celebra cada dos años en el entorno de Mombasa, la segunda ciudad más importante de Kenia tras su capital, Nairobi.

Sitg ha bordado una de las pruebas más atípicas en el mundo de los rallyes. Carrera que se disputa con tráfico abierto, por pistas y caminos por los que en su momento discurrió el Rallye Safari puntuable para el Campeonato del Mundo (todavía sigue vigente, aunque solo para el campeonato africano), y con una duración de ocho días… más uno de descanso para estas viejas glorias con muchas ganas de rock and roll. Pues aún así, la ventaja apenas fue de ¡8 minutos! con el segundo clasificado (su paisano Richard Goransson) y que además cedía en la última etapa por distintos contratiempos. El belga De Mevius completaba podio, a 26 minutos del vencedor.

2015 East African Safari Classic Rally // Kenya & Tanzania // November 19-27 // Worldwide Copyright: EASR/McKlein

2015 East African Safari Classic Rally // Kenya & Tanzania // November 19-27 // Worldwide Copyright: EASR/McKlein

Amén de que los Porsche han copado las primeras posiciones (y el preparador Tuthill debe estar aplaudiendo con las orejas), queremos volver al inicio de este artículo. Nunca en su carrera deportiva Stig Blomqvist había conseguido una victoria en el Rally Safari. La prueba siempre se le escapó de las manos, pese a estar presente en repetidas ocasiones. Con todo, África tiene algo especial para el sueco, pues en su momento los puntos conseguidos en el Rallye Costa de Marfil le permitieron asegurar el título de Campeón del Mundo de 1984, pilotando uno de esos Audi Quattro con el que muchos asociamos su nombre.

El rallye soñado de Stig Blomqvist

About The Author
-