… o al menos eso dicen quienes saben de esto. San Miguel de Tucumán – San Salvador de Jujuy. Llegan las alturas -nada menos que 5.000 metros– así que pilotos y máquinas empezarán a sufrir los males derivados de esos desniveles, principalmente relacionados con la falta de oxígeno (aturdimiento y dolores de cabeza para los humanos; falta de potencia para las máquinas). Serán casi 800 km de recorrido, de los que 394 km en carrera, para empezar a marcar diferencias que hasta ahora han sido de segundos.

Y es que si algo ha quedado claro de la etapa de ayer es que se ha vuelto a rodar fortísimo pese al polvo y sobre todo el barro que ha marcado el recorrido por la zona del Chaco. Mikko Hirvonen la definía muy gráficamente asegurando que eran «10 km recto, una curva y de nuevo 15 km a fondo». Loeb declaraba que no tenía mucho de divertido para el pilotaje y que, con un calor soportable, incluso había apagado el aire acondicionado en algunos momentos para rascar unos caballos a su motor turbodiésel. Y es que, en determinadas zonas, los Peugeot llegaban a alcanzar los 200 km/h, como afirmaba Stéphane Peterhansel, con frenadas bruscas en las que había que reducir a 50… obviamente a Monsieur Dakar esta etapa no le ha hecho demasiada gracia y ha vuelto a pasar de historias, cediendo algunos minutos tras lo que, textualmente, «tendremos que ir recolocándonos tranquilamente en la clasificación general». El tío sabe…

Las dos primeras jornadas han sido de transición para todos antes de que, como decíamos, empiece la fiesta de verdad. La primera etapa un aperitivo; la de ayer para hacer rodaje a los motores (algunos de más) ver que todo está en su sitio y prepararse para lo bueno.

Precisamente Loeb saldrá en primera posición después de vencer en la etapa de ayer. Sébastien está de vuelta, va a dar que hablar este año, seguro, aunque ahora apenas sean 28 segundos de ventaja sobre un Nasser Al Attiyah que ya ha olvidado el susto de la primera etapa. Carlos Sainz ha podido defenderse de los ataques de Giniel de Villiers (el otro Toyota al acecho) y se mantiene en tercera posición, mientras que Nani Roma ha caído a la quinta plaza y Xevi Pons ha echado por tierra la gran primera jornada al sufrir un vuelco y dejar maltrecho su Ford.

Por cierto, además de los mencionados también habrá que empezar a fijarse en el saudí Al Rajhi (Mini), otro de esos Juan sin miedo con la cartera llena que ya ha demostrado en anteriores ocasiones que sabe estar arriba.

Dakar: la fiesta empieza hoy…

About The Author
-