Correr un certamen como el gallego de rallyes es lo que tiene. Habitualmente lo disputas en tramos estrechos, rápidos y en algunas pruebas con humedades… cuando no son ríos. En estas circunstancias se forjan año a año un grupo de pilotos que, ahora mismo, tienen en Iván Ares un espejo en el que mirarse.

Con la autoridad que le permite ser el último ganador del Rallye de Ourense con un Porsche versión 2008 y el afortunado poseedor de una actualización 2010, a Iván no le quedaba otra que devolver el apoyo de sus patrocinadores con un resultado como el que ha obtenido en el 46º Rallye de Ferrol. Poca motivación más necesitaba el piloto de la localidad coruñesa de Carral para tratar de pelear por la victoria en esta prueba que para él es la de casa en el Campeonato de España de Rallyes. Dame un punto de apoyo y moveré el mundo, decía el otro; dame un patrocinador que me cubra los gastos y pelearé hasta el último momento, parece gritar a los cuatro vientos el gallego que ha venido ha revolucionar con su presencia el Nacional de Asfalto.

De principio a fin, sobre unos tramos realmente complicados, Ares ha dejado claro a Miguel Fuster que no le va a poner las cosas fáciles si lo que quiere es llevarse un nuevo Campeonato. Es lo que le toca, y eso que para Iván Ferrol no era un rallye referencia a la hora de saber en qué situación podrán estar el resto de la temporada; ¡qué no puede pasar a partir de ahora!

Ferrol es un rallye en el que pericia, regularidad y suerte (y unas buenas notas) son ingredientes fundamentales para cocinar un buen resultado. Si te falla uno, estás perdido. A Miguel le falló, como le falló a Yeray Lemes o, ya en la última sección, a un Álvaro Muñiz al que no se le puede reprochar nada en su actitud combativa, tratando de atacar y buscar algo que finalmente no consiguió.

Así que este año, más que nunca, funcionó lo de saber nadar y guardar la ropa. Que se lo digan a Sergio Vallejo, segundo clasificado en un rallye en el que se hartó de repetir en las ondas de radio que estaba disfrutando y haciendo su carrera, sin más complicaciones. O que se lo digan a Pedro Burgo, que después de pelar con mil y un problemas (el limpiaparabrisas el más jodón) logró terminar en el podio. Una buena forma de poner el que él dice es el punto y final a su temporada 2015 en el Campeonato de España. Nosotros creemos que, con estos resultados, sería un desperdicio no contar con más apoyos y seguir hasta final de año. Nunca se sabe.

Tres últimos apuntes. Suzuki sigue dominando entre los 2RM. Kruuda no pudo disfrutar con el que considera uno de los coches de los que mejor recuerdo tiene; Antxustegi suma y sigue. En la R2 debacle en cabeza, río revuelto y ganancia de pescadores: Pablo Pazó ya merecía una alegría después de algunos sinsabores. Ojo con Mora, en Asturias, terreno conocido, puede liarla. El premio a la alegría para Edgar Vigo y Fátima Ameneiro. No es para menos, cuando hace unos meses se despedían de su periplo nacional y aquí volvían a estar presentes con un Evo X con el que refuerzan su liderato en Gr.N.

Por cierto, ¿no decían que Ferrol es una carrera poco propicia para los GT? Pues menos mal…

Ares, atómico, presenta su candidatura al título de 2015

About The Author
-