Ya estamos inmersos en la temporada 2006, llegó el Monte y con él todas las novedades, equipos 1, equipos 2, privados totales…. A todos sorprendieron las prestaciones de los privados, entre los oficiales sólo Loeb era capaz de marcar un ritmo endiablado que nadie podía seguir, incluso él mismo.

Tras Loeb, el protagonismo fue para pilotos privados como Gardemeister o Duval, que fuera de las estructuras 1 y 2 llegaron a marcar muy buenos cronos, llegando a finalizar el finlandés en la tercera posición final.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué los Peugeot fueron de nuevo competitivos? Parte de la causa puede ser debida al cambio de neumáticos, parte también puede ser debida a la naturaleza caprichosa del Monte que los pilotos hayan estado inspirados y acertaran siempre con las gomas, puede ser que los WRC del año pasado con diferenciales activos sean más competitivos. También puede ser que los equipos privados aprovechen mejor los recursos escasos y hagan más caso a sus pilotos.

¿Se mantendrá esa competitividad una vez que los equipos 1 empiecen a homologar mejoras en sus coches?

Es algo que podremos ver a lo largo de esta temporada, de momento y pese a lo que podíamos pensar al principio de año, el Mundial está más interesante que nunca, si obviamos la insultante superioridad de Loeb, claro….

Ya lo tenemos aqui.

| Desde Dentro, Opinión |
About The Author
-