{mosimage}

Que el mundo de las carreras es una fuente inagotable de sorpresas ha quedado constatado en los últimos días cuando Borja Moratal anunciaba un revolucionario plan deportivo para sus “cachorros”: Ojeda al europeo y Hevia al Nacional. Para el buen aficionado esto ha sido un jarro de agua fría.

Ya nos frotábamos las manos esperando una temporada en la que el único equipo oficial, oficial presentaba un plantel que iba a dar mucho juego fuera y dentro de los tramos. Hevia llegaba de rebote, después de la espantada de Renault, a un equipo en el que Ojeda estaba perfectamente asentado después de cinco temporadas.

Berti, con el título de Campeón 2004 y Subcampeón 2005, iba a ser el segundo teórico piloto. Puede parecer un contrasentido que el asturiano, el único “titulado” (sin olvidarnos del aquel extraño campeonato que ganó el Saxo más atómico de la historia en manos de Fuster…) de los pilotos que participarán en este Nacional, tenga que pagar por correr pero el mercado impone sus leyes y ni siquiera los campeones están al margen de ellas.

La salida de Renault por parte del de La Pola era más traumática que lo que a simple vista puede parecer un cambio de equipo más… Hevia dejaba un equipo que se había creado a su imagen y semejanza: Renault Sport España se había rearmado (inexistente desde la temporada 2000) en torno a él. Y de repente se encontraba en Peugeot ante una situación diametralmente diferente: todo iba a estar puesto allí cuando él llegase y, lo que es peor, no lo habría puesto él.

Todo esa vorágine de matices hacían aún más interesante el pase del astur a un equipo que no se ha caracterizado precisamente por un exquisito funcionamiento en las últimas temporadas con averías impropias de una estructura oficial.

Alberto Hevia se tenía que jugar los galones contra un Ojeda que no había levantado cabeza desde el accidente de Avilés de 2004 y en el que parecía que la resignación era su mejor compañera de viaje en una cuenta de averías mecánicas inasumibles por ningún piloto.

Y en esas estábamos, como decía, frotándonos las manos por todo lo que podría salir de la carpa de B.M.R, bueno y malo, porque todo proceso de adaptación es difícil y porque habría dos pilotos rapidísimos peleando por la victoria con las mismas armas, cuando saltó la noticia…

No sabemos si es que Borja no quería “guerras internas” o que el Europeo es ese campeonato tan interesante que se debe anteponer a los intereses de la marca en España… Esa es la visión egoísta del aficionado ávido de emociones. Aunque siendo justos, y sin dejar de pensar que nos desilusiona perder la pelea Ojeda vs. Hevia, que un equipo español sea requerido por la matriz de la marca para la aventura continental no puede reportarnos nada más que cosas buenas.

Coméntalo en el foro:
{mos_smf_discuss:Charlas racing}

Tú a Valdebárcena y yo a Madeira, o el día en que BMR nos quitó un aliciente

| Opinión, Sin Brida |
About The Author
-