Ya tenemos el carnet por puntos funcionando, y con él llegará la solución a todos nuestros problemas de tráfico. Desaparecerán los muertos en carretera, no habrá más accidentes y hasta es posible que nuestros coches consuman menos…

Tras una campaña de educación de las masas en los medios de comunicación, el sistema se implanta con una aparente aceptación general. La campaña funcionó y unido a una actitud típicamente española: «de que eso sólo afectará a los demás ya que ellos son los que van mal» los conductores salen de vacaciones convencidos de que tenemos lo que merecemos.

Pero, ¿realmente tenemos lo que merecemos?. ¿Merecemos seguir teniendo una red de carreteras deficitaria? ¿Merecemos que los puntos negros de las carreteras sigan siendo los mismos año tras año? ¿Merecemos un sistema de formación orientado a aprobar un examen y no a enseñar a controlar un coche? ¿Merecemos ir a la cárcel por ir a 180 en una autopista en la que en otros países de nuestro entorno van a 250 sin problemas?

El negocio está montado, aquellos que se esforzaron en concienciarnos de lo malos que éramos al volante ahora tienen su recompensa en la forma de exclusiva para los cursos de reciclaje. Ya han hecho los números y se frotan las manos felices.

No creo que la solución sea la criminalización del conductor, no creo que la solución pase por llenar las autopistas y autovías de radares cuando la mayoría de los accidentes ocurren en las vías tradicionales. Los accidentes ocurren en su mayoría por despiste del conductor o por falta de habilidad para hacerse con el coche en momentos complicados, algo contra lo que el nuevo sistema poco puede hacer.

Lo más importante es la formación de los conductores, y ahí fallamos estrepitosamente, llegando a extremos como la reciente modificación de los exámenes para hacerlos más fáciles de aprobar.

Cuando estuve en el Rallye de Finlandia me sorprendió el ritmo pausado al que se conduce, todo el mundo respeta las normas. Allí no tienen puntos ni radares, pero cambia la educación y mucha gente tiene en su garaje un viejo coche de rallyes con el que descargar sus ansias de adrenalina de forma legal.

Habrá que ver los resultados, pero es muy posible que en nuestras carreteras siga habiendo gente a lo loco, sin puntos eso si, pero a lo loco.

Coméntalo en el foro:
{mos_smf_discuss:Charlas racing}

Sin puntos y a lo loco.

| Desde Dentro, Opinión |
About The Author
-