… Hay varias cosas que debes saber. Por ejemplo, ¿qué ropa llevar? ¿Qué tramos están catalogados como los mejores? ¿Cuáles son las novedades de esta edición? Muchas dudas si este año eres «el novato» allí, aunque seguro que ya conoces su leyenda. El Rallye de Gales es la prueba que cierra la temporada y una de las míticas del calendario, pues aquí se han decidido muchos campeonatos. Este evento infunde respeto a los pilotos, ya que las especiales discurren a través de estrechas pistas forestales con enormes árboles a los lados. No hay margen para el error. Para poner la guinda, lo normal es que los coches intenten avanzar sobre barro puro.

El público no lo tiene mucho más fácil: los asistentes han de ser «tipos duros». Paraguas e impermeables son imprescindibles, así como la mejor ropa de abrigo. Aunque las bajas temperaturas no son tan escandalosas como en Suecia (nada puede competir con sus -20 o -25ºC), el viento y la humedad harán que la sensación térmica sea casi peor. Estás avisado. Por suerte, nada puede parar a los fans de este deporte… Lo que significa que debes ir con tiempo a los tramos: los espectadores «locales» son legión.

En esta edición, los organizadores de la cita han mezclado especiales clásicas, como Myherin y Dyfnant, con otras secciones que no habían sido utilizadas en décadas. Una de las favoritas de público y pilotos es Sweet Lamb (que de «corderito» no tiene nada), con un paso de agua, un salto y una paella en 500 metros. Su recorrido une varias pistas del bosque de Hafren, con un total de 23,5 km. Empieza en una zona en la que la vegetación es muy densa: los árboles crean un «efecto túnel» y, si llueve, la superficie es extremadamente resbaladiza. Por suerte, la parte final está compuesta por largas curvas que dan un respiro a los pilotos. Si quieres un buen sitio, prepara tus mejores botas, las más cómodas. Por cierto, la niebla es dueña del paisaje. Tenlo en cuenta antes de «asentar el campamento»…

Lo mismo ocurre en Dyfnant, con 20,5 km. Fue redescubierto recientemente y este año se realizará en dirección contraria a la empleada en 2013. Amplias curvas se mezclan con otras más cerradas e incluso algunas de 180º. La segunda pasada por este tramo complica las cosas, ya que se lleva a cabo cuando casi ha anochecido. Además, esta zona es conocida por la niebla; suma a eso las pilas de troncos que hay a los lados de la pista y tienes un escenario muy apetecible…

Después de estas especiales, el Power Stage, Brenig (10,5 km), es casi una bendición. Pero tampoco hay que confiarse, ya que es completamente nuevo e incluye, incluso, una pequeña sección de asfalto; podrás verla desde la presa de Llyn Brenig, uno de los mejores puntos para los espectadores. Quita el óxido a tu inglés y… have fun!

 

 

 

Si eres espectador en el Rallye de Gales…

About The Author
-