Continuamos con nuestro particular glosario sobre rallyes, en el que podrás resolver tus sudas sobre ciertos términos y plantearnos las que tengas. ¡Anímate a dejar tus comentarios!

 

Parque de trabajo

Conocido como Service Park, es el lugar en el que los equipos disponen sus carpas. Los mecánicos tienen entre 15 y 30 minutos (45, si estamos al final de una etapa) para realizar todas las labores de mantenimiento que necesite el coche, incluidas las reparaciones. Se permite un máximo de cinco mecánicos y un ingeniero por vehículo.

Si hay un tramo muy lejos del parque de trabajo, el organizador del rallye puede crear un “servicio remoto” más cerca de las especiales. Allí, los mecánicos cuentan con 15 minutos para llevar a cabo un número limitado de ajustes o arreglos. Fuera de estos espacios, sólo el piloto y el copiloto pueden manipular el coche, empleando las piezas de repuesto y las herramientas que tienen consigo en el vehículo. Si reciben cualquier tipo de ayuda, el equipo no podrá puntuar.

Pegatinas

Con el fin de identificar mejor las diferentes categorías del Mundial de Rallyes y los pilotos que pertenecen a cada una de ellas, en 2014 se ha ideado un sistema de pegatinas de colores que se colocan en los parabrisas de los coches:

WRC: Verde.

WRC2: Rojo.

WRC3: Naranja.

Junior: Azul.

Pilotos

Son los responsables tras el volante de cada vehículo. En 2014, los equipos no necesitan nominar a sus pilotos para toda la temporada (13 pruebas), sino, al menos, para diez citas.

Power Stage

Es el último (según la reglamentación de este año) tramo del rallye, que otorga puntos extra a los tres primeros clasificados: el ganador de esta especial recibe tres tantos, dos el segundo y uno el tercero. Se suman a los conseguidos en el campeonato de Pilotos, lo que configura la puntuación total de la prueba para ese participante: si Sebastien Ogier, por ejemplo, vence, logra 25 tantos. Si, además, es el más rápido en el Power Stage, añade tres más: se anota 28 puntos en la misma cita.

Sebastien Ogier, ganador del Rallye de Portugal 2014

Sebastien Ogier, ganador del Rallye de Portugal 2014

Puntuación

Los diez primeros clasificados en cada prueba del Mundial de Rallyes reciben puntos, atendiendo a la siguiente escala:

: 25

: 18

: 15

: 12

: 10

: 8

: 6

: 4

: 2

10º: 1

Rallye

Los primeros rallyes eran carreras de resistencia que se celebraban en carreteras abiertas al público. Cuando la cantidad de tráfico y la velocidad se incrementaron, esta disciplina se trasladó a tramos cerrados y, en lugar de centrarse en la fiabilidad del vehículo, comenzó a girar en torno a la velocidad: ganaba el más rápido.

Actualmente, se dividen en tres categorías: WRC, cross-country (el Dakar es el mayor ejemplo) y rallycross, un circuito en el que compiten coches de rallye. La primera, la que nos ocupa, tiene como objetivo completar las especiales en el menor tiempo posible. Al final de la prueba, se suman los cronos que cada piloto ha obtenido en los distintos tramos y las penalizaciones (si las hay); el participante con la cifra más baja es el vencedor.

El campeonato del mundo de Constructores existe desde 1973 y el de Pilotos, desde 1979. El primer campeón del mundo fue el sueco Björn Waldegaard.

Rally 2

Esta norma permite que los equipos que se ven obligados a abandonar (debido a una salida de pista o a una avería) se “reenganchen” al día siguiente y tengan la posibilidad de lograr puntos igual que los pilotos que completan todas las especiales. Sería injusto si no fuera por la penalización: por cada tramo que no disputa, el participante que se ha retirado suma en su hoja de tiempos el mejor crono de esa especial en su categoría, más cinco minutos. Si sólo se ha “saltado” el último tramo de la jornada, la penalización es de diez minutos. Evidentemente, el Rally 2 no se aplica en la última etapa de la prueba; incluso hay citas en las que no se utiliza, como en Montecarlo.

Reagrupamiento

Es una parada prevista por la organización, comprendida entre dos controles horarios, para permitir que los coches que siguen en carrera se reúnan y así seguir adelante con el programa previsto.

Reclamación

Si un equipo cree que un rival está utilizando métodos no contemplados (o prohibidos) por el reglamento, puede presentar una reclamación. Sin embargo, hay un procedimiento muy estricto en el Mundial de Rallyes: muchas de estas protestas son desestimadas por los comisarios de la prueba al haber vencido los plazos, haber desatendido el proceso reglamentario o haber sido enviada -o recibida- por la persona incorrecta. Además, el “demandante” debe pagar una fianza de 1.000 euros.

Una carta de reclamación tiene que definir específicamente qué componente del vehículo “sospechoso” han de examinar los expertos. Si para ello es necesario desmontar el coche, el demandante debe abonar un depósito que sólo será reembolsado al 100% si su reclamación es ratificada. Si, por el contrario, es rechazada, perderá ese dinero y el demandado recibirá una compensación.

Por otra parte, si el equipo acusado de irregularidades no está de acuerdo con la decisión de quienes revisan el caso, puede elevar una apelación. Pero llegar a este punto sale muy caro: hablamos de 12.000 euros sólo por la fianza…

Reconocimientos o “recce”

“Recce” es la forma abreviada -en inglés- que los equipos utilizan para designar los “reconnaissance”, los reconocimientos de un rallye. Antes de que comience la cita, pilotos y copilotos pueden recorrer las especiales dos veces con el fin de tomar notas, siguiendo el libro de ruta (o road book) para tener a mano todos los detalles de cada tramo. Durante estos entrenamientos, deben conducir entre 30 y 90 km/h, dependiendo de las condiciones… y así, han de estimar lo rápido que pueden llegar a pasar por los sitios por los que están rodando sin salirse de la carretera.

Antes de enfrentarse a los tramos con los coches de competición, los pilotos los reconocen durante los entrenamientos.

Antes de enfrentarse a los tramos con los coches de competición, los pilotos los reconocen durante los entrenamientos.

Road book

Además de los navegadores y mapas, existen los road books (libros de ruta, traducido al español), donde el organizador de un rallye describe los recorridos que han de emplear los participantes. Todo está detallado con precisión, comenzando por el camino que se debe seguir desde el parque de trabajo al primer tramo.

En el road book se dan las distancias exactas -en metros- que hay hasta el siguiente cruce, las señales que indican poblaciones o las referencias importantes. Se utiliza para asegurarse de que todos los equipos siguen la ruta correcta; el organizador lo puede verificar echando un vistazo a sus GPS.

Fuentes: propias, Volkswagen Motorsport

Rallyes: de la A a la Z (II)

About The Author
-