Por si no fuera suficientemente difícil conseguir para nuestros ojos variedad de imágenes del Mundial de Rallyes, el tema se complicó el sábado, cuando los pilotos de los equipos oficiales recibieron la orden de no hablar con la televisión. Estamos ante un nuevo paso en la tensa disputa que existe entre las escuadras y el promotor del certamen, según Autosport.com.

Al parecer, los equipos obtuvieron una negativa por respuesta cuando solicitaron el material correspondiente a la etapa del viernes. Así, decidieron de forma unánime que sus pilotos y copilotos no concedieran entrevistas a la TV del WRC. La web británica entiende que en el centro de esta contienda hay un documento clave, un contrato que las escuadras debían firmar si querían tener acceso a las grabaciones.

Oliver Ciesla, promotor jefe del campeonato, aseguró estar desconcertado por la actitud de los equipos: “Tienen derecho a arreglarse con lo estipulado en los acuerdos, siempre en línea con lo que nos piden antes de cada prueba. Recordemos que las imágenes no caen del cielo, necesitamos tiempo para grabarlas, producirlas. Pero quien las solicita, las consigue”, añadió.

Por su parte, un representante de las escuadras afirmó que “esta situación es una locura, si bien no nos queda otra opción. Dicen que no podemos tener el material, así que ellos no van a contar con las palabras de los pilotos”. Dicho y hecho: al final de los tramos, las puertas y ventanillas de los coches permanecían cerradas cuando se solicitaban las palabras de los participantes.

¿Qué ocurrirá ahora? De momento, respiremos tranquilos: tras un acuerdo alcanzado ayer por la tarde, los protagonistas concedieron entrevistas en las especiales del segundo bucle. En palabras de Jost Capito (Volkswagen): “Hemos solucionado las cosas aquí, en Portugal”. Muy bien, pero… quedan nueve rallyes más hasta el final de la temporada. Y los perjudicados no sólo son los equipos, también estamos los aficionados.

Rallye de Portugal: ¡prohibido hablar con la TV!

About The Author
-