Amador Vidal gambetea entre herramientas, ruedas y mecánicos; sube, baja y salta de aquí para allá. No duda ni un instante en tirarse al suelo y realizar ajustes o modificaciones en el coche. Abre y cierra constantemente la puerta del Swift R+, inquiere y da continuas indicaciones al piloto entre pasada y pasada a un conocido tramo de asfalto en las cercanías de la localidad portuguesa de Fafe… en plena resaca del Rallye de Portugal. Si existiera el don de la ubicuidad él sería el primero en comprárselo; mientras tanto, con moverse a la velocidad de Flash apaña para salir del paso. Lo ves aquí y medio segundo después lo tienes cien metros más lejos, encaramado a una roca y tratando de buscar cobertura de móvil con la que mantener una de las mil conversaciones telefónicas diarias para, de repente, tenerlo a tu lado con alguna conversación intrascendente sobre lo bueno que está el queso que ha comprado ese fin de semana en el Rallye de Portugal, mientras AR Vidal prestaba servicio de alquiler y asistencia del Skoda Fabia R5 al piloto luso Miguel Campos.

suzukiswift-rplus

El yin y el yang. Junto a Amador, la personificación de la absoluta calma: Adrián Díaz afronta su primer test con el vehículo que Suzuki quiere emplear en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto dentro de la nueva categoría N5. Yo estaría con el culo líquido y unas ojeras hasta el mentón de no dormir la noche anterior por la tensión -solo hay un coche: ese- pero el lucense llegó a Celorico de Basto como si la cosa no fuera con él. Unas pasadas con Andrea Lamas para tomar rápidas notas, últimos ajustes a los bacquets, un par de indicaciones sobre los mandos de la consola y  la pantalla de datos… y a correr. La matinal con tiento; la tarde a todo gas, vuelos incluidos, tratando de buscar límites y de seguir probando cosas en un coche que, recordémoslo, se ha construido enteramente en Galicia y desde cero. Los tiempos de referencia con el S1600 apuntan a un prudente optimismo, teniendo en cuenta el intenso trabajo que todavía queda por delante.

El piloto gallego suma así su experiencia y sensaciones en distintos tipos de vehículos (además del Swift S1600, Fiesta R2, Fiesta s1600, Evos, Porsche GT, Mini…) a la que ya ha aportado hasta el momento el veterano Gorka Antxustegi para seguir desarrollando el R+. Entre ambos el Swift totaliza un buen puñado de kilómetros de tramo sin mayores problemas, más allá de los obvios y esperados de juventud

La gente de AR Vidal se ha volcado por completo en este proyecto de Suzuki. Es su nueva criatura, el ojito derecho motivo de muchos desvelos por parte de Amador, eléctrico como pocos en esta rápida carretera en la que, y ya es una impresión personal, el Swift de tracción total y motor turbo sigue mostrándose cada vez más rápido. Pero no hay prisa, como recordó el director general de la marca en España, Juan López Frade, en un reciente reportaje sobre este vehículo. Suzuki quiere llegar con los deberes hechos; mientras tanto Amador seguirá moviéndose por la asistencia a la velocidad del Bosón de Higgs.

R+: el Yin y el Yang

About The Author
-