Cinco razones por las que Peugeot ha hecho historia en el Dakar

Peugeot puso a prueba sus coches en el Dakar por primera vez hace 30 años y la logrado seis victorias absolutas en siete participaciones.

1. Ocho Peugeot en el primer Dakar

Ocho unidades de modelos Peugeot participaron, de forma privada, en la primera edición del Dakar, celebrada en 1979. Fueron seis Peugeot 504 y dos Peugeot 404. El mejor clasificado de todos ellos fue el pilotado Pierre Chamagne, que acompañado por Raymond Thérage, acabó la prueba en la 70ª posición absoluta con un turismo prácticamente de serie.

2. De dominar los rallys a vencer en el Dakar

La edición del Dakar de 1987 fue la primera en la que Peugeot participó de forma oficial. Tras la prohibición de los Grupo B en el Mundial de Rallys, se trabajó en la adaptación del fantástico Peugeot 205 Turbo 16, que había logrado dos campeonatos seguidos con Timo Salonen y Juha Kankkunen, para ir a por todas en el Dakar.

3. Ari Vatanen se cura con la “medicina Dakar”

El Dakar fue su mejor medicina, como él mismo recuerda: “Fue mi primera carrera después del accidente en Argentina. Cuando me vi en la salida tuve que pellizcarme para creerlo. Volví a este deporte que tanto amo y que es mi vida. Ganar el Dakar fue un extra, porque mi verdadera victoria fue volver a vivir; pasé de la oscuridad a la luz. Mi esposa me esperaba en el Lago Rosa. ¡Fue increíble!”.

4.  Primer triplete de una marca

La primera etapa de Peugeot en el Dakar finalizó en 1990 con un histórico triplete, el primero que una marca conseguía en la competición. Ari Vatanen/Bruno Berglund, Björn Waldegard/Jean Claude Fenouil y Alain Ambrosino/Alain Bamgartner coparon los tres puestos del podio final, batiendo al resto de rivales con gran autoridad.

5. 10 francos, una victoria en el Dakar

Ari Vatanen y Jacky Ickx arrasaron en el Dakar de 1989. Entre los dos pilotos, a los mandos de sendos 405 Turbo 16, ganaron diez de las dieciocho etapas del recorrido. Temiéndose que su rivalidad terminara en un accidente que pusiese en peligro las opciones de victoria de Peugeot, o la integridad física de los pilotos, Jean Todt decidió el orden de llegada a meta tras la duodécima etapa aplicado órdenes de equipo a ¡cara o cruz con una moneda de 10 francos! Ickx eligió cara y Vatanen cruz. Salió cruz, y el finlandés debería ser quien llegase a meta en primer lugar, pero no fue tan fácil, ya que Ickx no bajó el ritmo y aprovechó un error de su compañero para adelantarlo en la penúltima etapa y auparse al liderato de la prueba con 20 segundos de ventaja. El tramo entre Saint Louis y Dakar fue el decisivo. Vatanen tiró al máximo, e Ickx cedió el tiempo necesario para que el finlandés se alzase con el triunfo, cumpliendo un pacto entre caballeros.

 

Cinco razones por las que Peugeot ha hecho historia en el Dakar

About The Author
-