Mikko Hirvonen no es el primero, ni será el ultimo, piloto de rallyes que, una vez da por terminado su periplo en la máxima categoría de la especialidad, vuelve sus ojos al Dakar (Sebastien Loeb le acompañará en breve; estoy convencida). Muchos lo ven como un «cementerio de elefantes» para los que se retiran del WRC, pero los que llevan la competición en la sangre saben de sobra que es LA AVENTURA -así, con mayúsculas- para los amantes del motor. Y como el veneno de la velocidad y los tramos no se pasa nunca, mejor seguir con una dosis potente, aunque sea una vez al año.

Hirvonen une así su nombre al de compatriotas como Ari Vatanen, Juha Kankkunen, Timo Salonen o Markku Alen. Todos ellos sabían lo que era el Rallye Safari y tuvieron la suerte de conocer el Dakar africano, el de verdad (el sudamericano no desmerece en dureza, pero, con todos mis respetos, no cuenta con la magia ni el encanto del continente olvidado), para seguir en contacto con ese lugar remoto que todos deberíamos visitar una vez en la vida. Engancha, os lo aseguro.

El finlandés llega a esta carrera mítica en un momento en el que puede sacar provecho de su rapidez, ya que las diferencias entre los pilotos punteros cada vez son menores. Estará al volante de un Mini ALL4 Racing del equipo X-Raid, uno de los firmes candidatos a la victoria. Tendrá como navegante a Michel Perin, el hombre que acompañaba a Nani Roma cuando el español ganó el Dakar en 2014. Ya han compartido coche a principios de año, durante unos test en Marruecos. Pero convivir con alguien en un espacio tan pequeño durante tantas jornadas es otra historia…

No sólo se trata de la duración de la prueba, esos 15 días que te cambian para siempre la primera vez que te enfrentas a ellos. También hay que tener en cuenta la longitud de las etapas, sustituir las notas por el rutómetro, los problemas que pueden dejarte varios días sin dormir. ¿Está preparado Hirvonen para eso? Seguro; si algo caracteriza a un piloto es su espíritu de sacrificio. Pero, por si acaso, empezará a entrenar en citas como la Baja Aragón. Vamos, que tenemos al finlandés aquí el fin de semana que viene. A él y a muchos de sus rivales dakarianos; como primera toma de contacto no va a estar nada mal…

Mikko Hirvonen: otro finlandés en el desierto

About The Author
-