Una matrícula especial para Sebastien Ogier no es algo que le vaya a dar más velocidad, pero seguro que le hace ilusión. Y, como detrás hay una bonita historia, M-Sport no ha tardado en revelar que tanto el francés como su compañero de equipo, Ott Tanak, tienen unas placas muy particulares esta temporada: el galo lleva la leyenda WRT 1 en su Ford Fiesta WRC, mientras que el estonio cuenta con la matrícula… WRT 2, en efecto.

Ambas son cortesía de W R Tullock and Sons, el concesionario más antiguo de la marca del óvalo en Escocia. Fue fundado en 1901, cuando William Reid Tullock regresó a su hogar en Orkney tras pasar 17 años en América. Durante ese período, William había conocido a Henry Ford; ahí comenzó la lealtad del clan a la compañía estadounidense.

Cinco generaciones después, Warren R. Tullock ha ofrecido estas matrículas, con las iniciales familiares, a los pilotos de M-Sport. Pudo verlas en los Fiesta WRC antes de que empezase la temporada, en el Autosport International Show de Birmingham: “Mi padre y yo somos grandes fans de los deportes de motor, especialmente de cualquier vehículo Ford o impulsado por un propulsor de la marca. Pensamos que era la ocasión ideal para que M-Sport enfatizara su posición en el certamen 2017… no sólo con los números 1 y 2 en sus coches, sino también subrayando su estatus como equipo oficial del Mundial de Rallyes gracias a estas placas. Nos encantó ver el entusiasmo de Malcolm Wilson, director de la formación, ante la idea”, cuenta Warren. Y, por supuesto, desea el mayor de los éxitos a la escuadra y a sus pilotos, portadores ahora de un legado familiar muy importante.

La matrícula especial de Ogier en 2017

Sobre el autor
-