Javier R. Grille y un Ford Sierra, ¡que seguro dará que hablar!

Como no podía ser de otra manera, el taller lo mantuvo cerrado mientras estuvieron en vigor las normas más restrictivas para frenar la propagación del coronavirus, pero en condición de autónomo -a quienes sí les permitían trabajar- siguió yendo todos los días hasta las instalaciones de la N-525; a solo cinco kilómetros de la propia Catedral de Santiago de Compostela. Y aprovechando que no llegaban por la puerta averías o mantenimientos, Javier R. Grille vio en el encierro una buena oportunidad para terminar un proyecto cuya carrocería recibió hace más de cuatro años y ahora sí, «solo quedan cuatro tonterías: ponerle el tapón del depósito, el cubrecárter y regular alturas».

El final de la construcción íntegra de un Ford Sierra RS que para estar en disposición de formar parte de la categoría 4 del Campeonato de Europa de Rallyes para vehículos históricos, no ha podido contar con las mayores evoluciones mecánicas porque aunque la ficha de homologación recibió actualizaciones hasta aproximadamente 1994; la normativa no deja aprovechar nada más allá de 1990.

Así las cosas, debajo del capó encontramos, por ejemplo, una caja de cambios de syncros y no una de crabots «como sí que puede montar la versión 4×4 porque se le homologó en los últimos meses del año 89», pero, en cualquier caso, hablamos de un coche «creo que es más competitivo que un Ford Escort MK 2 porque aunque éste tiene las ventajas del peso y agilidad, aquí hay un diámetro de rueda mayor, la tracción es mejor, el turbo y la entrega de potencia…  Importa menos salir de primero que de décimo. Te resta menos si delante sale un 4×4 que no te deje ceñir porque si lo haces te quedas sin dirección al llevar menos diámetro de rueda y tocar muy fácil, entre muchas más cosas».

«Es un Grupo A, que ganó rallyes del mundial» y frente a coches atmosféricos que sale muy caro rascarles ese algo más, como el M3 E30, tiene mucha más aceptación porque «partes de una carrocería de 1.500 o 2.000 euros pero para un M3 tienes que comprar uno original y están en 40.000 euros hoy en día».

Al final, una unidad como la que próximamente saldrá de Grille Automoción dirección Madrid puede tener un valor en el mercado superior a los 100.000 euros. Echando números rápidos, la carrocería terminada puede rondar los 8.000 euros, el motor con  turbo unos 25.000, la caja entre 12.000 y 18.000, el diferencial y los palieres entre 6.000 y 7.500, la transmisión y el tren delantero y trasero unos 7.000, la suspensión unos 4.500 y la electrónica unos 3.500.

Éstos son algunos de los números -mano de obra a parte- de éste Ford Sierra RS Cosworth que no sabemos dónde se estrenará todavía, pero seguramente lo pilotará un Campeón del Mundo en un Rías Altas Histórico. El tiempo dirá.

Por lo demás, en los últimos días que el sector de la automoción estuvo paralizado, Javier R. Grille también tuvo tiempo para terminar de montar el Renault Clio -con un arco de seguridad renovado- que ha usado últimamente en el Campeonato Gallego de Rallyes; certamen en el que será difícil volverlo a ver derrapando con el Ford Sierra «porque aquí se le exige brida de 34mm y pierde 60 CV fácilmente, cuando en la época siempre llevó la de 38», pero en el que igual lo veremos con un BMW que empezará a preparar próximamente. Pero eso será otro capítulo.

Javier R. Grille y un Ford Sierra, ¡que seguro dará que hablar!

About The Author
-