Javier Pardo: empezó de coña y 5 años después ya aspira a ser Campeón de España

Lo primero es lo primero… así que nuestra conversación con el joven de Allariz no podía comenzar de otra forma. “Estoy bien. Tuve una inflamación en el abdomen y me acerqué a urgencias, más que nada por descartar algo grave o que fuera dañino. Llevaba varios días con dolor y pensé que sería cualquier cosa pero me seguía doliendo… Estuve un par de días con antibiótico y una segregación por el ombligo. Ya estoy recuperado y funcionando a pleno rendimiento”, comenta en referencia al pequeño susto que tuvo durante estas semanas de descanso en lo deportivo. Y decimos así porque charlamos con el Subcampeón de España de Rallyes de Tierra durante una tarde noche, escasos minutos después de que saliera de trabajar en la empresa familiar.

Entrando ya en materia deportiva, antes de preguntarle más a fondo -nunca mejor dicho- por aspectos concretos, toca valoración de las cinco temporadas que lleva compitiendo en rallyes. “Está claro que hay una progresión, que espero que no se estanque. Lógicamente cada vez que subes un escalón es más difícil seguir progresando. El escalón siguiente siempre está un poco más arriba que el anterior y es complicado por motivos económicos y por motivos de tiempo, porque este mundo te ocupa mucho tiempo. Algunas veces me veo un poco superado por el trabajo y por las condiciones económicas que podemos tener, pero la valoración es muy buena”, dice. “Gracias a mi familia y a todos los patrocinadores que desde un principio confiaron en mí y siguen hoy en día. Ya digo, el resumen es muy bueno y espero que todo siga así”. 

Es lógico que esté satisfecho y contento; no es para menos. Con 22 años cumplidos el pasado octubre, ya sabe lo que es ser piloto oficial… y disputar los dos certámenes nacionales de rallyes al completo. “El hecho de estar con mi edad dentro de un equipo oficial se me hacía casi un poco grande. Evidentemente me apoyaron y no me marcaron ningún objetivo, lo que hizo que yo por mí mismo me presionara para hacer buenos resultados. Creo que salieron buenos resultados e incluso alguno hasta me sorprendió a mí”, comenta. “Marcamos tiempos cercanos a Joan Vinyes, que todos sabemos lo rapidísimo que es y la experiencia que tiene. Al principio estar ahí fue muy positivo. Poder tener esta oportunidad y dentro del único equipo oficial que hay en España, fue todo un honor. Estaré eternamente agradecido a Suzuki, Rallycar y Ourense Termal”.

De todos los momentos que le regaló el pasado año no hay ninguno que guarde con especial cariño. “Me quedo con todos esos momentos en los que el equipo acaba bien y no hay problemas, y sobre todo cuando veo a mi padre a final de rallye y le doy un abrazo. Para mí lo mejor de cada prueba es eso: acabar sin problemas, darle un abrazo e irnos para casa felices”, pronuncia. Asimismo, tampoco tiene ningún momento catalogado como catastrófico. Nada lo derrumbó psicológicamente aunque reconoce que algunas veces es frágil en ese sentido y que los dos accidentes en el asfalto le tocaron por ser errores suyos. “Me arrepiento mucho de ellos pero por otra parte aprendí o espero que haya aprendido de ellos. En este mundo vas aprendiendo de los errores y algún día tienen que pasar”, examina queriendo ver la parte positiva.

Hablando de aspectos concretos, hay una cosa que le impactó en un primer momento cuando llegó al equipo oficial Suzuki. “Parece mentira que en todas las carreras que la agenda se lo permite, Juan López Frade, presidente de Suzuki Ibérica, está ahí apoyándote, estás comiendo en el camión con él… Impacta un poco porque es un muy alto cargo y hay que recordar que es el primer presidente de la marca que no es asiático”, cuenta.

Dicho esto, como no podía ser de otra manera, saldrá a por todas este año en el Nacional de Tierra. “No sabemos si daremos conseguido el título evidentemente, pero vamos a luchar por él e intentarlo. Va a haber muy buenas inscripciones por lo que voy viendo… pero nosotros estaremos ahí”, declara. Para semejante cometido utilizará el Skoda Fabia R5 de AR Vidal, que está totalmente renovado. “Sé que tiene mejoras en motor y que lleva todo prácticamente nuevo: suspensión, frenos… El coche está para salir a por todas sin tener fallos mecánicos, que pretendemos que no haya. Queremos estar siempre ahí, en podio”, zanja.

Esta misma semana estará presente en el Rallye Serras de Fafe a modo de test. “No vamos a medirnos con nadie porque no nos jugamos nada. Tenemos que probar cosas. Voy a probar desde poner el coche más blando hasta ponerlo más duro… La última barra estabilizadora que tengamos también voy a probarla. No me voy a poner ninguna referencia porque sería volverme loco. La gente va a correr mucho; son muy conocedores del terreno. Está Dani Sordo que tiene un nivel excelente así que bueno, no nos vamos a fijar en ningún otro piloto más que en nosotros mismos”, confirma.

Por lo demás, en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto volverá a pilotar un Suzuki Swift R+ N5 del equipo oficial. Y espera apretar un poco más a los rivales. “Conseguir el primer podio absoluto es factible a la vez que una locura, pero imposible no. No sé quiénes van a correr el campeonato completo… Pero el año pasado había tres o cuatro pilotos que sabíamos que íbamos a estar detrás de ellos, pero en alguna prueba uno se equivocaba, al otro le fallaba el coche… Siempre es factible subir al podio. Hay que estar ahí, ser constantes y si alguno falla vamos a estar ahí tanto Joan como yo. Vamos a hacerlo lo mejor que podamos pero nunca va a ser imposible”, explica.

Está claro que Javier Pardo, al igual que otros muchos jóvenes, ha dejado de ser promesa para ser toda una realidad. A diferencia de otros, a él no le quita el sueño un programa internacional en el ERC o en el WRC. “Hay varias circunstancias que a veces no son fáciles. La primera es la situación económica de la familia. Gracias a Dios estamos bien pero en este mundo se gasta mucho dinero… Hay gente que dice que con lo que gasto en los dos certámenes puedo ir al Campeonato de Europa, pero por mis cuentas no es así”. Lógicamente tampoco cierra ninguna puerta. “Si algún día pudiera y se diera esta gran oportunidad, me gustaría que fuera de la mano de todos los patrocinadores e incluso de Suzuki”, suelta.

Ahora mismo no tiene otra cosa en la menta que devolver a la marca y a todos los patrocinadores la confianza que han depositado en él. “Mi forma de ser es así. Ellos me lo dieron todo cuando yo no tenía nada ni era nadie”, cierra.

Javier Pardo: empezó de coña y 5 años después ya aspira a ser Campeón de España

About The Author
-