Entrevista a Dani Solà: un campeón que decidió correr jugando al futbolín

El pasado verano, ocho años después de haber abandonado el mundo del pilotaje por falta de financiación, Dani Solá, nacido en 1976 en el municipio de Vic, decidió volver a tomar la salida en una carrera. Materializó la vuelta a los tramos en el Rallye de Osona, puntuable para el Campeonato Catalán. Allí, por carreteras próximas a las que de joven salía con coches de calle a rodar en vez de ir de fiesta, estrenó un BMW M3 estricto norma FIA construido a capricho en las naves del preparador MC Racing.

Desde entonces ha participado en un par de pruebas más. La última de ellas varias semanas atrás en Asturias. Viajó a Oviedo con motivo del Rallye Princesa de Asturias. Horas después de que rodase algunos kilómetros en el shakedown, como los participantes inscritos en el Legend paralelo sólo corrían la segunda etapa, mientras la caravana del Nacional de Asfalto afrontaba la primera jornada de competición, tuvimos la ocasión de cuestionar a Dani, que amablemente respondió a una extensa batería de preguntas en la zona de asistencia.

Pregunta: Diste tus primeros pasos en el mundo de las carreras dentro del campeonato regional. Debutaste en el Volante RACC allá por 1996 y al tercer intento, a la edad de 22 años, te llevaste el gato al agua en la monomarca. ¿Qué recuerdas de aquella época?

Respuesta: Bueno, la verdad, fueron momentos bonitos porque lo haces con los amigos. Nosotros íbamos a los típicos tramos que hay en la zona donde vivo; míticos del Mundial de Rallyes. En vez de ir de fiesta íbamos a los tramos con los coches de calle y, bueno, parecía que se me daba un poco mejor que a los compañeros. Teníamos un amigo que corría porque allí hay muchos rallyes y al final, con el tiempo, compré un Peugeot 205 de calle de segunda mano. Iba a trabajar con ese coche (yo era mecánico) y un día en un bar mientras estábamos jugando al futbolín, dijimos: venga va, hay que probar. Nos fuimos aquella tarde a casa, empezamos a desmontarlo, comprar las barras… Incluso tengo una foto con la pala del tractor sacando el motor. Poner las barras antes era fácil (iban atornilladas), pedías que uno te dejara el mono, etcétera. Así fue mi inicio.

Hice un año con el 205. Aquel año en el Volante RACC se podía ir con ruedas de calle; años atrás se hacía con slicks y era mucho más caro. La rueda de calle nos facilitó mucho poder empezar. Fue un año con muchos pilotos porque claro, era muy fácil, además un 205 en aquel momento estaba barato. La siguiente temporada conseguí un 1.3 de Santi Concepción, lo encontramos por Madrid, estaba un poco abandonado… Lo compramos pero ya había salido el 1.6. Decían que era igual por el peso pero aquel año fue imposible alcanzar a Marc Blázquez, que ganó él. Para el siguiente año hice un cambio del 1.3, un amigo tenía uno de calle 1.6, yo tenía el 1.3 de carreras, él había chocado, le di la carrocería y me quedé con cuatro cosas para hacer el 1.6 de carreras. Lo hicimos en casa con los amigos, una carrocería ya bien soldada… Momentos muy bonitos.

Ganamos y el RACC nos dio la oportunidad de hacer el Desafío en vez de correr allí con un Grupo A.

P: En 1999 abandonaste Cataluña para comenzar tu andadura por España adelante. Desarrollaste un programa a dos bandas (asfalto, tierra) inmerso en dos de las copas de promoción que había por aquel entonces…

R: Sí. Ya empezamos a hacer la tierra porque parecía que era importante hacerla; la gente hablaba que a veces los españoles sólo eran de asfalto. Nosotros buscábamos aprender, sobre todo aprender. También hicimos el hielo. Antonio Zanini hacía carreras en el hielo en Andorra y compramos un Citroën AX 4×4 para intentar hacer dentro de lo que podíamos el máximo de carreras.

P: Durante la temporada del 2000 mantuviste de nuevo un proyecto mixto aunque esta vez siempre al volante de un Seat Ibiza. Hiciste carreras tanto en un Grupo A como en un Diésel…

R: Hicimos varias carreras con un Diésel que quería Seat supongo promocionar. Hicimos Cantabria, Alicante y Salou. Luego, como tenía algún problema, dije que sería bueno ir con el Júnior para así aprender más porque al final correr tú sólo con un coche… Hacíamos tierra y asfalto con el mismo coche. Aquel año fui subcampeón de 2 Ruedas Motrices en la tierra.

P: El 2001 fue tu primer año a nivel, por decirlo de alguna manera. Dentro las filas del RACC Motor Sport estuviste presente en el CERA al volante de un Citroën Saxo Kit Car. ¿Puedes resumir aquella campaña?

R: Aquel año hicimos con el coche que había sido ex David Guixeras, que era Campeón de Cataluña, con el Saxo que era de Antonio Zanini de la Red Citroën de Cataluña. Ahí salió esa oportunidad. Sorprendido porque siempre te lo decían en el último momento. Después de las celebraciones navideñas no sabías si harías algo… Después, a raíz de esto, no me digas el por qué, salió hacer la tierra con el Córdoba WRC de Pep Bassas. Por un lado corría con Antonio, por otro con Pep, dos cracks en el mundo de los rallyes. Podías aprender mucho.

Poder llevar el Saxo fue espectacular, también hacer un Nacional al completo, y, cómo no, correr con el Córdoba en la tierra, donde estaba Climent, Puras con Toyota, Jaio, Blázquez, Cañellas… Había unos 11 o 12 WRC… Fue muy bonito.

Dani Sola 38 Rallye Rías Baixas 2002

P: 2002. Tu año. Saltas al Mundial Júnior y… ¡te llevas la corona de campeón!

R: Pues sí. La verdad fue una sorpresa también. Amán Barfull me dio la noticia. Loeb había ganado el anterior año, no era FIA aún; nosotros fuimos los primeros que ganamos siendo FIA. Me dijo está PH Sport, ¿cómo lo ves? Le dije que realmente bien. A partir de ahí intentamos que estuviera Antonio en el equipo porque aportaba muchas cosas, y, bueno, aquel año eran rallyes en los que no teníamos súper rallye. Tenías que darlo todo sin fallar. Tenías 20 ruedas, por ejemplo, en asfalto en Alemania (en tierra daba igual) tenías que entrar en las 20 en las de agua, en las de seco… A veces salíamos con seco, con dos de agua, cortando unas de seco… Siempre arreglando. Tenías que ir con mucha cabeza. Conseguimos ganar de las 6 carreras 3. En la última en Inglaterra nos jugábamos el campeonato y conseguimos ganar ganando.

Veníamos de Montecarlo, un primer rallye muy complicado; no terminamos ningún Saxo. Tuvimos problemas de embrague: los remaches se murieron todos. Yo fui el último Saxo en abandonar en el cuarto tramo. Dallavilla abandonó en el primero… Hicimos un primer scracht, íbamos de segundos o terceros. Ya teníamos un cero y contaban todos los resultados. A veces ahora ves que abandonan, hacen súper rallye, ganan puntos por scracht, y al final pueden ganar la carrera igual. Fue un año muy luchado, muy divertido, sin ningún accidente, sin ningún roce en el coche… Estábamos italianos, finlandeses…

Dani Sola Network Q Rally 2002

P: Meses después de conseguir un entorchado más que merecido abandonaste la máquina del doble chevrón para asaltar el Mundial de Producción en un Mitsubishi Evo VII. Terminaste quinto de la categoría; ¿objetivo cumplido?

R: No, no fue objetivo cumplido. Pasaron unas cosas un poco complicadas. Íbamos primeros en un momento del año del Grupo N. El Júnior estaba pensado para conocer Europa; queríamos hacer el Grupo N que estaba pensado para conocer América y demás. Ganamos carreras tanto de tierra como de asfalto y en un rallye, que era Córcega, había salido en aquel momento el Evo VIII, que variaba un poco el parachoques, el alerón y cuatro cosas. Sin maldad, el equipo, el preparador Nocentini, quiso salir con este coche. Claro, el coche no estaba homologado, y lo que hizo fue poner los parachoques, el alerón, los espejos… ¿Qué pasó? Que como íbamos primeros vinieron los otros equipos y nos querían reclamar. Yo estaba en los tramos y no me enteraba mucho.

Pasó algo que ahora que han pasado los años se puede decir. Como nos querían excluir el señor Nocentini lo que hizo fue un boicot al coche para que abandonaramos. Abandonamos yendo primeros. Perdimos todos los puntos y todo se fue al traste. En las estadísticas conseguimos ganar más tramos que nadie, líderes no sé cuántas veces… Consecuencias de una tontería porque el coche al final era el mismo. Parecía un Evo VIII, no estaba homologado porque sí que tenían razón en esta parte, pero al final el señor lo que hizo, supongo que por su negocio, como estábamos ganando carreras, poner esto con vistas al año siguiente… Los perjudicados fuimos nosotros. Ellos continuaron alquilando coches.

P: De la mano de Citroën te plantaste en Grecia e Inglaterra con un Xsara WRC. ¿De qué manera surgieron aquellas apariciones?

R: Fue a través de Citroën España. Era un Xsara que había llevado Puras. Era de los primeros, iba con secuencial. El primer T4 que hubo aquí en España. Lo montaron de tierra pero era un modelo muy antiguo. No tenía la refrigeración por agua al intercooler y como no estaba homologado no lo podíamos llevar. Había tramos en Grecia en los que se calentaba, perdía potencia, se ponía en régimen de avería, pero bueno, contento de poder hacerlo. Allí terminamos 12º creo, detrás de Latvala que era el primer día que pilotaba un WRC.

Fuimos a Inglaterra, con muy buenos cronos. Al final se desmontó algo del turbo, se prendía fuego, tuvimos que apagarlo, no pudimos continuar… Se quedó ahí.

P: En 2004 además de ser de la partida en un puñado de pruebas del Mundial de Producción consigues un volante oficial en Mitsubishi con la versión WRC de la marca…

R: Una sorpresa. Fui a hacer el año anterior un rallye de nieve y estaban Sven Quandt y Mario Fornaris buscando pilotos. Me vinieron a ver en la asistencia, estaban interesados… Hicieron unas pruebas de selección. Estaba el hermano de Solberg, Kristian Sohlberg… bueno, unos cuantos. Nos hicieron pruebas de mecánica, por qué queríamos correr, test de coche, unas entrevistas…

Nos seleccionaron a mí, Panizzi, Sohlberg y Galli. Panizzi era principal y llevaba el coche siempre. El otro lo alternamos y, además, Galli y yo, hacíamos el Grupo N con un equipo Ralliart Italia como oficial, digamos.

Fue un año difícil, realmente. Querían poner el sistema del año siguiente, sin diferenciales activos ni nada… El coche se rompía un poco, pero, la verdad, fue una experiencia aunque sí que te quedas un poco tocado. Aquel año podíamos haber ganado el Grupo N pero por detrás hubo cositas con Galli porque Mario Fornaris se convirtió en su mánager, era el director deportivo, y lo ficharon para el próximo año. Incluso yo tenía unos test previstos a final de temporada en Girona para probar las nuevas evoluciones pero ya me dijeron que no fuera. En Australia que era la última de Grupo N, a Gigi le llevaron el coche de Europa, y yo salí con un Evo VII alquilado que para mirar la gasolina era con un bastón con unas rayas…

Te hacen la cama un poco… Al final, una experiencia, pero una lástima porque luchamos mucho. ¿Qué es lo que no querían? Galli se había salido en el Grupo N y yo podía ganar el Mundial. Y hubo otro lío raro. Si ganaba el mundo dice ha ganado ese tío: le van a dar el coche, pero se lo dan al otro… Entonces, ¿qué hicieron? Si este no lo puede ganar pues Dani tampoco. Esta es un poco la realidad.

P: Lo positivo de todo lo que estás contando es que consigues el mejor resultado de la marca en Cataluña. ¿Cómo fue aquello?

R: Sexto puesto delante de todos ellos. Delante de un Panizzi que como sabemos es un crack en el asfalto… Pero justamente en ese rallye, Sven Quandt, que es el dueño de X-Raid ahora, era el director deportivo, pero allí algo pasó con los japoneses que llegó uno de allá.

Yo entiendo que, a ver, un alemán con los japoneses fuese un lío, y, claro, llegó un japonés… Sven fue el que me guió, hacía las entrevistas con él, el tío estaba muy implicado, y, bueno, después desapareció.

P: Para la siguiente temporada te plantas de la mano de Ford con un programa prácticamente privado. Es así, ¿no?

R: Bueno, estuvimos luchando, yo insistí mucho. Fui hablando con Malcom Wilson para que me diese una oportunidad, también fui a Citroën… Yo los iba a ver a todos. Con los franceses me sentaba pero me decían: ¿por qué tenemos que confiar en ti? Bueno porque sé mecánica, he hecho esto, pruébame, incansable, lo que haga falta… Obviamente cada uno tiene sus intereses. Con Malcom también me reuní…

Estuvimos a punto de tener las 16 carreras pero hubo un problema de sponsors, se cayó uno, y estuvimos negociando en una mesa y todo, yo estaba allí incluso. No pudimos hacerlas todas, pero, claro, con 16, con un poco de test, te da mucha más tranquilidad. Al final tengo que agradecer al RACC y a toda la gente que estuvo ahí. Cuatro carreras, todos con mucha ilusión, primera carrera en México, después cinco meses parados, la siguiente fue Alemania…

Fue difícil. Son coches que van bien, que corren mucho, pero si no tienes esa tranquilidad de hacer test… Se ha visto ahora cuando Mikkelsen llevaba unos días sin correr, y venía de un Skoda, se subió pero al principio no estaba, aún siendo él que lleva años corriendo. Sin la experiencia, sin el rodaje, intentar hacer algo… Yo vengo de una familia humilde y lo tengo que hacer bien cada día, cada tramo… Momentos de mucha tensión. Si miramos atrás en Producción nunca lo choqué, Júnior no lo choque… Pero puede quedar que el último año me salí mucho. ¿Por qué? Porque quería hacerlo bien. Tengo parciales que le gané un tramo a Loeb pero la tensión que había era difícil y un pequeño error que en otro momento no es nada, allí lo era.

Aún así estoy muy agradecido sobre todo al RACC por aquellos años porque sin ellos sería muy difícil.

P: Año 2006. Te toca volver para España; eres campeón del CERA siendo piloto de Auto-Laca con un Citroën C2 S1600 que venía de ganar con Dani Sordo.

R: Además de volver, la gente que corría aquí, mis rivales, llevaban años corriendo en el mismo sitio… Todos te miran; dicen: tenemos que ganarle a ese tío… Yo tenía a todos que me querían ganar. Tengo mucho que agradecer a D. Ángel Ramos que me apoyó fuerte; confió en mí a pesar de venir de un momento complicado. No fue fácil, todo el mundo estaba rodado, venía de otros coches, de una situación difícil, pero nos tuvimos que enfrentar a lo que había. Fue un año bonito, le tengo un gran aprecio a ese campeonato por muchas cosas. Fue el último que ganó Citroën en España después de muchos que habían ganado.

P: Paralelamente estuviste presente en el Nacional de Tierra donde conseguiste ser subcampeón. Desde luego año para enmarcar.

R: Cuando teníamos el campeonato encarado le dije a Ángel Ramos, oye, ¿hacemos las dos carreras dobles que quedan de la tierra? Podía hacerme daño y tirar por la borda un proyecto que valía mucho dinero. Me dio el permiso, salimos ahí con su ayuda, de Imex-Laca, con Jordi Zurita, con Llars que llevábamos, y, bueno, ganamos las cuatro carreras. Hicimos subcampeones; fue espectacular.

dani sola

P: Al año siguiente tus ganas de seguir brillando en el extranjero seguían presentes. Por ello te embarcaste en un programa internacional defendiendo los colores de Honda en un Civic R3. De nuevo, de la misma manera que había sucedido en 2005, los resultados no llegaban. ¿Qué ocurría?

R: Es curioso lo que pasó aquí. Después del mal trago del año del Grupo N con Nocentini, creo que tenía él como una deuda interior en su cuerpo, y J.A.S. Motorsport, que se dedicaba a los circuitos, cuando se pararon los proyectos de Honda circuitos quiso hacer este proyecto de rallyes para ver si hacía un S2000. Había incluso un proyecto para hacerlo por eso nos metimos ahí.

Nunca habían hecho rallyes y, bueno, ellos son italianos, hablaron con Nocentini, y les dijo que un tío para que les pusiese el coche a punto era yo. Me llamó, me dijo que seguro que me iban a coger… Me emociono un poco porque creo que el señor le quedó algo y me dio esa oportunidad.

Fue difícil porque era un coche que se rompía mucho… Al siguiente año fue todo mucho mejor; Guy Wilks hizo buenas carreras. Nos enteramos de que al final lo del S2000 no se hacía por eso nos fuimos.

P: Repites en el CERT a lomos de un Mitsubishi Evo IX con soporte técnico de Calm Competición…

R: Bueno, la verdad fue un año gracias a una gente, amigos ahora, que apostaron por nosotros. Pedimos permiso a Honda, nos lo dieron, y pudimos hacer el Nacional de Tierra, seguir rodando… Tengo un gran aprecio también a ese campeonato. Estuve con gente privada que lo valoraba mucho. Eran empresas privadas que traían clientes del extranjero para aprovechar el propio sponsor, no sólo poniendo un adhesivo a cambio de dinero. Incluso les hice un evento en el que los subí de copilotos… La gente quedó encantada.

Dani Sola Rallye Tierra Cabanas 2008

P: Durante el 2008 repetiste en la tierra; volviste parcialmente al certamen continental con un Fiat Abarth Grande Punto S2OOO; haces algo junto con Auto-Laca conduciendo un Ferrari 360… ¿Temías que podía ser una de tus últimas temporadas compitiendo?

R: Claro. Siempre quieres continuar pero cada vez es más difícil. Los patrocinadores ya no están, aquí en España todo había cambiado mucho…

Hicimos lo del S2000, algunas carreras fueron interesantes pero no todas, después salió lo del Ferrari… Con Piedrafita hicieron este coche, me llamaron para ayudarles a ponerlo a punto porque tenían algún problema y fuimos a hacer test a Alicante.

Haber podido llevar un tracción trasera como el Ferrari puedo decir que lo he hecho y mucha gente no. Fue toda una experiencia.

dani sola

P: Hablamos de un año que parecía el principio de un final que tuvo lugar allá por 2009 cuando apenas tomaste la salida en seis rallyes. ¿Te afectó ver como, al menos por un tiempo, tenías que colgar los guantes?

R: Sí, la verdad. Todo se fue terminando y realmente era difícil encontrar dinero. Años atrás había buscado mucho, fui a muchas empresas, como te he dicho, cuando iba a ver a los jefes de las marcas esperaba en la puerta… Fui a ver aquí un montón de empresarios. He hecho de todo para intentar culminar lo que yo creía que era capaz de hacer, no fue posible, así que nada, ahora estamos aquí.

P: ¿Qué hace alguien como tú actualmente? ¿A qué se dedica un ex Campeón del Mundo Júnior?

R: Bueno, desde la experiencia de Ford cogí mucha relación con Reiger Suspension, empezamos a llevar el material a España, cuesta un poco, cada vez mejor, ellos contentos… Es una fábrica pequeña que tiene en Ford su mejor cliente, funciona muy bien… También monté unos restaurantes de la cadena Burger King con unos socios, monté siete restaurantes, fue todo un trabajo de muchos años a tope sin haberlo hecho nunca. Ahí haciendo hamburguesas, buscando locales, formando a la gente… Estuvo bien. Al final se trataba de tener a un equipo contento como a los mecánicos, al copiloto… Necesitabas gente que estuviese motivada. Después vendí el negocio y estuve en el mundo de los caballos porque a mi mujer le gustan mucho y le regalé uno. Ahora tenemos un montón de ellos, hacemos carreras de resistencia, corrí un Campeonato de España, quedé sexto la primera vez… Ahora mirando también cosas de negocios y disfrutar.

Dani Solá 54 Rallye Princesa de Asturias

P: ¿En qué consiste tu función en Reiger? ¿Qué papel desempeñas ahí?

R: Somos distribuidores por toda España. Si alguien quiere hacer una amortiguación tiene que llamarnos. Depende qué coche tengo que ir a tomar las medidas o no, pesos… Todo lo que hace falta para mandar la información a los ingenieros. Además tema de revisiones, accidentes… Tenemos un taller pequeño con las máquinas. Desmontar, montar. Servicio técnico siempre en contacto con ellos.

Ahora hay clientes que están esperando por amortiguadores: los MK de Marvic, Lolo García va a salir con Reiger… Estamos también ahora centrándonos en los Clio, quiero entrar en los Saxo porque Mitsubishi apenas quedan, los R5 traen su suspensión homologada que no se puede tocar… Ahora en los Legend han abierto la mano dejando montar tres vías…

P: Centrándonos en España, ¿qué valoración haces del número de equipos que confían en vuestro producto?

R: Contento. Tengo ganas de llegar a más lo que pasa que no tenemos mucho margen de descuento. A veces les digo que si me diesen más margen yo le daría a los pilotos también más margen, pero ellos dicen que tienen mucho trabajo, y si me dan margen yo daría margen para que compraran y luchar contra la competencia, pero luego mucho trabajo.

Ahora el nuevo Citroën C3 R5 va a ir con Reiger, todos los Ford del mundo van con Reiger… Tienen muchos clientes.

Bueno, ahí estamos, dentro de lo que puedo ayudando y a veces les digo a los pilotos de hacer un test para poner todo a punto. Yo entiendo que es caro.

He hablado con la marca para hacer un amortiguador más simple (hacemos de 0 vías, de 2, de 3…) y hay amortiguadores que están muy bien de precio.

P: Dejemos a un lado los negocios; volvamos a lo deportivo. Regresaste en Osona este mismo verano. Para la ocasión te sentaste en el asiento de un imponente BMW M3 con pegatinas de Auto-Laca. ¿Cómo decidiste volver a inscribirte en una carrera?

R: A raíz de trabajar tanto con todo lo que montamos salió esa oportunidad. Realmente me gustaban mucho estos coches, son coches que los vi de enano… Salió la oportunidad y ahí nos metimos. Quería hacer el Costa Brava pero tuvimos un problema de motor, me gustaría haber hecho alguna de históricos… Hicimos Osona para probar, llevábamos muchos años sin correr…

P: ¿Valoración?

R: Contento. Te notas que estás lejos del ritmo que tenías pero contento.

P: Los viejos roqueros nunca mueren. En tu cuenta Facebook escribiste unas líneas agradeciendo el esfuerzo de todas aquellas personas que estuvieron involucradas en tu regreso a los tramos. Por el medio me llamó la atención ver el hastag #citroenC3R5autolaca2018… ¿Van los tiros por ahí cara el próximo año?

R: Bueno, si hubiera un programa completo me gustaría, yo estaría dispuesto a hacerlo, pero siempre que hubiese una cosa firme. Auto – Laca ha demostrado que es el equipo español privado que está apoyando a más gente, que cuando ha estado ahí ha ganado muchos campeonatos, y, realmente, tenemos una buena relación, y, cómo no, ahora que Citroën va a tener un coche, esperamos, más competitivo que el anterior, sería interesante. Son cosas que hay que soñar. Se han tirado algunas cosas pero no se sabe nada de nada.

P: ¿Dónde volveremos a verte? ¿Ya tienes fecha para sacar el BMW del garaje?

R: Espero estar en alguna más este año, sí.

Entrevista a Dani Solà: un campeón que decidió correr jugando al futbolín

Sobre el autor
-