El Mundial de Rallyes 2017 va a estrenar un reglamento técnico en el que hay grandes cambios para los coches… y la gran mayoría de estas modificaciones se centran en las medidas de seguridad. Algunos de los involucrados en el WRC tienen la impresión de que este apartado no ha evolucionado lo suficiente desde la muerte de Michael Park, el copiloto de Markko Martin, hace nueve años, anuncia autosport.com.

Park falleció cuando el Peugeot 307 WRC en el que era navegante se estrelló contra un árbol en el Rallye de Gales de 2005. El impacto lateral fue tremendo; así, las normas de 2017 planean una especie de «habitáculo dentro del habitáculo», una estructura que vaya más allá de las barras antivuelco y que proteja a los ocupantes en este tipo de golpes. Esta medida es un primer paso, pero el ingeniero técnico de Volkswagen Motorsport François Xavier Demaison sabe que debe hacerse algo más: «Tenemos una espuma en las puertas que absorbe los impactos y las nuevas especificaciones para los asientos propuestas por la FIA (Federación Internacional de Automovilismo), pero son pasos pequeños. Debemos trabajar más en esto; si echas un vistazo a cómo han evolucionado otros aspectos de los deportes de motor, se ve claramente que las cosas no están al mismo nivel… y en ciertas áreas, tenemos riesgos mayores», asegura.

Además de la nueva jaula de seguridad planteada para 2017, también se esperan avances significativos en la actuación de los cinturones de seguridad, algo sobre lo que los equipos ya han hablado. Jarmo Lethinen, copiloto de Mikko Hirvonen, lo explica así: «En otras competiciones de motor, el cinturón está enganchado al asiento y eso es lo que necesitamos. Si el coche para de forma muy brusca o hay un impacto y el asiento se rompe y comienza a moverse, piloto y copiloto se mantienen en su sitio mediante el cinturón, un elemento que no se está moviendo. Ya hemos visto lesiones muy graves por esta causa; debe haber un cambio», añade.

Sobre esta idea, Demaison corrobora: «Cuando hay un golpe, necesitamos absorber esa energía; si tenemos una estructura dentro del coche, será esta celda de seguridad la que lo haga, en lugar del piloto. Incorporar los arneses al asiento y envolver todo ello en este habitáculo de seguridad forma parte del mismo proceso», explica.

La protección frente a los impactos laterales es la mayor preocupación en cuanto a la seguridad en los coches de rallye; los equipos han trabajado mucho para colocar a piloto y copiloto tan juntos como sea posible dentro del vehículo, con el fin de alejarlos al máximo de los puntos de impacto potenciales. En teoría, la forma más segura de situarlos es en tándem, con el copiloto tras el piloto, pero la utilización de coches de una categoría más pequeña lo haría complicado, por lo que ya han empezado a escucharse voces que piden la vuelta a vehículos más grandes. ¿Qué te parece la idea? La verdad es que no acabo de ver lo del tándem, pero si es por seguridad, bienvenido sea..

Asientos, cinturones e impactos laterales: los cambios que quiere el WRC en 2017

About The Author
-