Al RallyMix de Cuntis en pareja, intercambiándose los papeles y contradiciéndose a posteriori

Muchos probablemente ya lo sabréis, pero para los más despistados hemos de decir que Javier Pardo, al margen de lo que ya había hecho en el karting y en un circuito en una finca familiar, debutó de piloto en 2014 en el Campeonato Gallego de RallyMix, con un Fiat Punto HGT. Hasta hace pocas semanas el coche estaba cubierto de polvo en el garaje pero el alaricano decidió acabar de repararlo y sacarlo al ruedo, para disfrutarlo con Mara Fontán, su pareja.  “Había debutado de copiloto con mi padre en 2013 así que más o menos me defiendo. Yo no iba a probar de copiloto sino a guiarla para que aprendiera y, sobre todo, que lo pasara bien”, explica el actual Subcampeón de España de Rallyes de Tierra.

El escenario elegido fue el III RallyMix de Cuntis Villa Termal. Siguiendo el esquema habitual de este certamen: dos etapas y cinco pasadas a un tramo de prácticamente trece kilómetros. En definitiva, más de sesenta kilómetros contra el cronómetro. En las dos primeras mangas, disputadas el sábado, fue la pontevedresa la encargada de pilotar. “Empecé con bastante miedo y respeto porque además no fue el mejor rallymix para debutar. Estaba bastante destrozado, había llovido… No estaba muy bien para probar lo que es la tierra de verdad. Íbamos con mucho cuidado para ver realmente cómo era porque solo pudimos darle dos pasadas de reconocimientos”, inicia Mara.

Al final del sábado, figuraban en la clasificación alrededor del puesto 50. “No íbamos corriendo, más que nada probando. Yo iba siguiendo todos los consejos que me iba dando y esperábamos estar mucho más atrás”, suelta. “Me costó soltarme porque iba con una presión tremenda. Javi no iba en su asiento, lógicamente, y tampoco iba muy confiado. Al principio nos faltó la confianza, sobre todo eso”.

Y de la falta de adaptación que dice de Mara, a un cierto atrevimiento inconsciente que vio Javier. “Igual no nos fue tan bien en la primera pasada porque yo sé los peligros que hay y sí que es cierto que ella es un poco más inconsciente, no ve tanto peligro como yo. Al principio estaba más nervioso e iba un poco tenso para que ella no fallase y hacer todos los kilómetros”, continúa Pardo, que se puso al volante al día siguiente. “Fue más una decisión más de ella que mía aunque yo también tenía ganas de recordar viejos tiempos, que viniera a mi lado y que debutara de copiloto”, dice.

Costumbres y malos vicios derivados de estar acostumbrado a coches de mayor prestaciones, hicieron que la primera repetición de la mañana del domingo fuera sinónimo de un error por parte del ourensano. “Estoy acostumbrado a frenar fuerte y tarde y al llegar a un cruce, no frenó. Cuando frenó algo se descolocó de atrás y golpeamos un poco el costado. Seguimos, perdimos un poco de tiempo allí, pero no pasó nada”, revela. Poco después, las malas noticias volvían a hacer acto de presencia. “Otra vez en una frenada fuerte, sin tocar en nada, rompió un trapecio y tuvimos que parar. Quedamos en la mitad de la pista…”, cuenta.

El no haber podido realizar la última manga cronometrada los privó de figurar en la clasificación final ya que la de Pontevedra tenía que haber sido piloto en tres de ellas, al estar inscrita como tal. Pese a todo, solo basta escucharlos hablar para saber que ha sido un fin de semana positivo y de buenas sensaciones. Desde el mismo domingo ya están pensando en repetir la experiencia en pareja y acompañados por sus familias; ambas muy carreristas.

Al margen de retos conjuntos, cada uno tiene los suyos personales. Mara está ya descontando los días para encender el motor de su Citroën Saxo en alguna prueba de montaña; especialidad en la que debutó en 2018 y que resume diciendo que “son cinco minutos muy intensos en los que eres tú y nada más”. Y Javier tiene una cuenta pendiente con su padre y su hermana, y “de este año no pasará”. Quiere verlos correr juntos, cosa que ya hicieron en alguna cita del extinto Campeonato Gallego de Rallyes de Tierra.

Al RallyMix de Cuntis en pareja, intercambiándose los papeles y contradiciéndose a posteriori

About The Author
-