Un momento, ¿novedades? ¿Se atreven a modificar el rallye que todos los pilotos quieren disputar y que todos los aficionados desean ver? Sí, pero que no cunda el pánico: su ADN se mantiene intacto, explica wrc.com. Saltos, pistas rapidísimas de tierra, enormes árboles que se convierten en el mayor de los enemigos en caso de error… Todo sigue ahí. Pero cambio significa evolución y en pocos deportes es tan importante.

El 31 de julio comienza el Rallye de Finlandia; ése que deberías ir a ver (plantéatelo como unas vacaciones) si no lo has hecho ya. Pero los reconocimientos empezarán el lunes; será entonces cuando los pilotos descubran los nuevos tramos. Sólo tres de ellos permanecen iguales que en 2013, si bien las características de la cita siguen ahí: bosques, lagos, un piso excelente y velocidades de vértigo en las especiales, que ayuda a que los coches den los saltos más espectaculares de la temporada.

El jueves empezará la carrera, una de las más complicadas del año, y finalizará el domingo (tras varios años terminando el sábado). No cambia su sede, la ciudad universitaria de Jyvaskyla, y regresa al itinerario la súper especial urbana de Harju, que no se celebraba desde 1998; sus 2,27 km serán los encargados de cerrar las dos primeras etapas. “En los últimos años hemos tenido más solicitudes para volver a Harju que para el resto de tramos juntos. Es una prueba muy especial en el corazón de la ciudad”, explica el asistente del director de carrera, Kaari Nuutinen.

¿Cuáles son las especiales que sí tendrán el privilegio de ver pasar a los participantes? Seguro que estos nombres te suenan: Kakaristo, con 20,51 kilómetros y que se repetirá dos veces, una versión reducida de Ouninpohja, Jukojarvi, Surkee, Leustu… y dos pasadas por Ruuhimaki el domingo (la segunda será el Power Stage). En total, 26 tramos y 360,94 km contra el crono. Go, flying finns, go!

Las novedades del Rallye de Finlandia

Sobre el autor
-